The Ridges hospital embrujado

Atenas es una tranquila ciudad universitaria de Ohio, donde se encuentra un edificio perteneciente a un antiguo hospital psiquiátrico, originalmente llamado el Asilo de Atenas para enfermos mentales, abrió sus puertas un 9 de enero de 1874. Herman Haerlin, el mismo diseñador de Central Park, fue el responsable del diseño del hospital y accesos. Constaba de grandiosos edificios rodeados de jardines con majestuosos parques, estanques y fuentes. Hoy conocido como The Ridges, ha capturado la atención de muchos por los sucesos paranormales que le rodean.

Contaba con 544 habitaciones para los pacientes, que no eran únicamente enfermos mentales, también se atendían personas afectadas de tuberculosis, veteranos de la Guerra Civil, y niños. En su inicio albergó alrededor de 200, y para el año 1900 eran casi 2.000 pacientes, lo cual disminuyó la calidad del servicio.

El asilo ganó tiempo después muy mala fama por los inhumanos tratos a los pacientes, que eran sumergidos en agua helada durante largos períodos de tiempo, se les administraban descargas eléctricas, les practicaban lobotomías con enormes jeringas gigantes insertadas por los lagrimales hasta llegar al cerebro. Los pacientes terminaban con el cráneo abierto y sus vías neuronales separadas a la mitad del cerebro.

Se sabe de historias horrorosas, como pacientes que tallaron mensajes en los marcos de las ventanas, y la desaparición de una paciente llamada Margaret Schilling, el 1 de diciembre de 1978, encontraron su cuerpo el 12 de enero de 1979 en el piso superior del abandonado Pabellón nº 20. Se dice que murió a causa de un ataque cardíaco, pero la parte extraña del relato está en que los enfermeros encontraron su ropa perfectamente doblada al lado de su cuerpo, y al momento de moverlo, su silueta quedó marcada en el suelo, con una mancha tan profunda que estaba incrustada en la piedra, la cual se puede ver hoy en día, pues ningún procedimiento de los aplicados fue efectivo para borrar la marca.

Los científicos afirman que cuando se muere el cuerpo se derrumba sobre el suelo, especialmente en un lugar soleado, el cuerpo se descompone y los fluidos pueden escaparse e incrustarse en la tierra. Por tanto, es posible que algunos compuestos químicos del interior del cuerpo se filtraran en el suelo.

Pero muchos saben que esa mancha permanece ahí como muestra de la horrible muerte de Margaret que no permite que su alma descanse en paz y la mantiene vagando por el lugar. Pues tres años después de su muerte, una estudiante siguió una silueta hasta la habitación maldita sin poder ver a nadie, pero una noche la estudiante se despertó para encontrarse cara a cara con la silueta de Margaret. La chica llena de terror no hablo por días y al cabo de una semana la encontraron muerta en su habitación, la chica se había suicidado.

La habitación hoy permanece prácticamente sellada evitando el paso de cualquiera, no sea que corran la misma suerte de la estudiante curiosa.

Leyendas de terror The Ridges

Más relatos interesantes en: Leyendas

{ 1 comment… add one }
  • angie tatiana garzon toquica febrero 2, 2013, 1:07 pm

    esta leyenda es una de las mejores porque cuelquier persona se mata despues de haber visto a alguien muerto

Leave a Comment

Next post:

Previous post: