Salem, la ciudad de las Brujas

Salem es una ciudad ubicada en el condado de Essex, Massachusetts, Estados Unidos. La cual es reconocida como el lugar más importante del mundo para celebrar Halloween, ya que cada mes de octubre, bajo el manto de los fríos vientos otoñales, da la bienvenida a todos aquellos que quieran invocar a los difuntos y espíritus que vagan entre nosotros, durante el famoso Festival de los muertos. Se dice que en estos días en particular, puede escucharse el susurro de las brujas y que el aroma de la muerte impregna el ambiente.

Desde hace tiempo es conocida como: La ciudad de las Brujas, y no solo a causa de estas celebraciones, sino porque en el transcurso de los años 1692 y 1693 se realizaron una serie de juicios por supuesta brujería, dando como resultado 20 personas ahorcadas, y 5 muertos por aprisionamiento, incluyendo al bebé que tuvo en la cárcel una de las acusadas. Además Giles Corey murió lapidado al negarse a confesar su culpa.

Los juicios no solamente tuvieron lugar en Salem, sino en toda la provincia: la aldea de Salem, Ipswich, Andover y la ciudad de Salem. Más de 150 personas fueron detenidas y encarceladas, solo con acusaciones, pero por suerte no todas llegaron a juicio, pues de las veintiséis personas que estuvieron en ellos, todas fueron condenadas.

En este delirio la principal prueba que sirvió para juzgar y ejecutar a los acusados fueron los rumores, así que al final todo mundo terminaba acusando a todo mundo simplemente porque no se agradaban. De esta manera la inocencia era muy difícil de probar, una vez lanzada la acusación, lo mejor era confesarse culpable y pedir la clemencia resignándose a ser un paria; teniendo la oportunidad de regresar el favor a quien los había acusado en el momento en que los jueces pidieran los nombres de los cómplices. Así nadie estaba a salvo, el tribunal llegó a juzgar incluso a una niña de 4 años, que confesó ser bruja porque quería estar en la celda con su madre, acusada ya de brujería.

Entre los testimonios acusatorios más recordados, se encuentran los de un par de adolescentes, que juraban haber conocido la verdad por medio de fantasmas y espectros, los cuales les causaban heridas, asfixia y las incitaban a obrar de forma extraña: A veces se quedaban mudas, con las bocas paralizadas, otras rompían a llorar sin motivo o corrían en cuatro patas y ladrando como perros, una de ellas dijo que peleó con una bruja que la quería decapitar.

También se utilizó en el juicio un argumento que a nadie le permitía escapar, se decía que el diablo para dañar a los buenos, creaba espectros de las personas malas, de esta manera mientras la persona atacaba, el espectro se quedaba haciendo sus tareas, para que la gente pudiera verlos. Esto era algo que nadie podía refutar, ya que se afirmaba posible que una persona estuviera en dos lugares distintos al mismo tiempo.

Durante este proceso ninguna de las víctimas fue quemada en la hoguera como se cree en la actualidad. 18 meses después de iniciada la feroz cacería, el gobernador William Phips perdonó a todos los sospechosos de brujería que aún no habían sido ejecutados y exoneró a los muertos. Años después, varias de las niñas que hicieron las denuncias de brujería confesaron que fue un invento o actuaron de esa manera al ser engañadas por Satanás. 4 años después de los juicios de Salem los jurados firmaron una confesión de error y suplicaron clemencia. Sin embargo, fue hasta octubre de 2001, más de 300 años después, cuando hizo oficial la inocencia de todos los acusados por brujería.

Salem leyendas

Pero hay algo que todos los amantes de lo paranormal sabemos, y es que: el sufrimiento trasciende más allá de la muerte; el horror que se vivió en esa época, pudo quedar impregnado hasta en las paredes… muchas de aquellas personas pudieron haber muerto con un verdadero resentimiento o sed de venganza, el cual permanece hasta el día de hoy, y ese es el susurro que se escucha en el viento.

{ 1 comment… add one }
  • isrrael Marzo 14, 2014, 4:38 pm

    k miedo

Leave a Comment