Cuento de terror Olvido

Abría los ojos ante una brumosa iluminación que inundaba sus pupilas, no recordaba nada, su cuerpo apenas respondía, ante el frio tan intenso que lo invadía; estaba completamente desnudo en una habitación de paredes blancas, o al menos, alguna vez lo fueron. No se veía alguna puerta, solo un gran espejo lleno de manchas de sangre y huellas de manos.

Aunque no sabía dónde estaba, reconocía el lugar, como si lo hubiese visto antes, aun así, las risas nerviosas se reflejaban en su boca; miraba hacia todos lados, buscando una salida, o algo con que cubrirse, pero el cuarto estaba vacío.

Como león enjaulado caminaba de aquí para allá, viendo una y otra vez esperando que mágicamente una salida se revelara ante él, pero nada de eso sucedía. Solo unos minutos bastaron para que la locura lo invadiera, y comenzara a interrogar a su propio reflejo.

Pero tanta era su perturbación, que no pudo darse cuenta que la persona del otro lado del espejo no era él, aunque también cargaba pesadez y confusión en su rostro. Su monologo frente al espejo, terminó con un sobresalto, debido a los terribles gritos y lamentos provenientes de afuera.

Después vinieron unos arañazos, y junto a ellos, las paredes se desgarraban como simples hojas de papel, dando paso a decenas de seres traslucidos y mutilados. Fue ahí, que la memoria le llegó de golpe, viendo aquellas obras de arte, las que el mismo creó con sus manos, las muecas de dolor que los espíritus cargaban consigo, fueron las mismas que aquel confundido hombre les provocó al arrancarles la vida.

Miró entonces alrededor con pasión, en ese cuarto dejaba que su arte fluyera, cada mancha de sangre, tenía su propia historia y las recordaba todas con placer. No le importaba entonces, estar siendo objeto de su última obra, dejó que los espíritus vengativos lo hicieran flotar por la habitación, lo estrellaran contra los muros, y se pelearan por sus miembros.

Cuento de terror Olvido

Ni el mismo pudo planear un final mejor para sí mismo. Todas esas personas que asesinó, habían vuelto de la muerte para hacerle lo mismo, pero tales actos, solo les valieron para negarles el descanso eterno, y hoy se encuentran todos juntos vagando, repitiendo la historia con cualquier desventurado que se cruce en su camino.

{ 0 comments… add one }

Leave a Comment