Niño de Hielo

Niño de Hielo
Calificar

Alaska es un lugar lleno de trabajo, mucha gente tiene oportunidad de ir a probar suerte, no faltan aquellos que nunca en su vida hayan visto un clima así, nieve, hielo, y un frio que te hace recordar cuantos huesos tienes en el cuerpo.

Era el primer año que Miguel iba para allá, su cuñado con un poco más de experiencia era quien lo había invitado y que le serbia de guía en aquellos terrenos, a grandes rasgos le explicó cómo funcionaba el lugar para que se sintiera más seguro. Debido a la falta de experiencia Miguel quedó en el campamento bajo, mientras su cuñado subió un poco más, por lo cual no podían verse.

Desde el primer día Miguel luchó por adaptarse, por lo duro que pareciera, pero había algo que por las noches los perturbaba un poco, veía una pequeña sombra pasear por el lugar, algunas veces riendo o gritando, nadie parecía notarlo, y como no era muy entendido en eso del inglés no supo como consultar con alguien la situación.

Pasaron los días y la sombra cada vez se acercaba y permanecía mas, para dejarlo ver que era un niño, lo cual también era algo raro pues no se suponía que estuviera ahí. Decidido a dormir en paz una de tantas ocasiones siguió al pequeño, este se le perdía siempre en el almacén de camiones. Miguel no se dio por vencido, necesitaba entender lo que pasaba, durmió por un par de días en el almacén, dentro de uno de los camiones, pero aun así el frio era demasiado, el lugar no estaba acondicionado para humanos como lo estaban las cabañas.

Solo esos días le bastaron para encontrar el lugar en donde el niño siempre desaparecía, se acercó para ver, había en la pared algunas marcas que no pudo entender, entonces en un pedazo de hielo se reflejó el rostro del niño, este corrió como agua hasta los pies de Miguel, donde un cuerpo se levantó tal como si fuera una estatua de hielo, y reventó, cortando la cara del curioso como si fueran vidrios afilados. Un poco asustado Miguel decidió dejar el asunto por la paz, pero era ya tarde, el niño de hielo le había marcado el rostro con sus astillas, y el alma con desconcierto. Desde entonces cada vez que Miguel estaba cerca del hielo o el agua el niño se materializaba ante él.

No habían hablado entre sí, pero Miguel se mostraba un poco incomodo, pues el frio del lugar era intenso, pero cuando este pequeño rondaba, sentía morir, como si la sangre fluyera más lento, y cientos de bichos fríos entraran por su cuerpo impidiendo la movilidad, a veces sentía que una masa helada lo cubría, apretándolo fuerte, cortándole la respiración, entrando cada vez que respiraba y congelándole las entrañas.

Una vez se despertó dentro de un enorme cubo de hielo, el niño lo veía desde afuera, riendo, jugando con él, tomó un pica hielo y lo picó todo, Miguel no podía sentir las heridas, pero al descongelarse de a poco la sangre salía a chorros, haciéndole perder la conciencia, pero al despertar, estaba bien. En otras ocasiones lo desmembró con una sierra, pero de nuevo, después de perder la razón se daba cuenta que no pasaba nada, observando bien se dio cuenta de que no entraba solo a su habitación, si no a la de todos, lo veía hacerles lo mismo, y todos actuaban con naturalidad.

Al toparse de nuevo con su cuñado al final de la temporada, este le contó que era el espíritu de un niño que murió congelando en el lugar cuando se vino escondido en el tráiler de su papá, que lo mas que había causado eran alucinaciones y lo dejaban jugar para no despertar su enojo…

Cuento de terror Niño de Hielo

Por supuesto Miguel decidió no regresar, el pago era bueno, pero si eso hacia el niño de hielo mientras estaba contento no quería comprobar de que era capaz si lo hacían enojar, si él con tan solo seguirlo se ganó marcas permanentes en el rostro, fue demasiado.

Te recomendamos:

{ 1 comment… add one }
  • Karen SerratoTrejo marzo 12, 2013, 11:48 am

    Esta muy bien pero mandenos por que se congelo

Leave a Comment

Next post:

Previous post: