Muñecos de Nieve

Era la primera Blanca Navidad para Armando, después de haber vivido 10 de sus primeros años en una ciudad templada que no permitía si quiera vestir suéter en épocas decembrinas, se sentía muy emocionado de haberse mudado al norte de Estados Unidos junto a sus padres y ahí poder por fin después de tanto tiempo deseándolo, conocer la nieve. El deseo se le cumplió justo en Nochebuena, así que olvidó todos los demás regalos por salir a jugar en la nieve con su padre.

Fueron horas las que pasaron fuera, arrojándose bolas, haciendo angelitos, y por supuesto, muñecos de nieve, tres de ellos, uno para cada miembro de la familia. Cuando estuvieron terminados, su madre le prestó unas bufandas para que pudiera vestirlos, tomaron entonces fotografías y fueron adentro de la casa pues el frio ya era algo intenso. A través de la ventana el pequeño observaba con mucha ilusión aquellos muñecos, la espera le parecía eterna para salir de nuevo a jugar en la nieve. Pasaron así horas hasta que por fin lo enviaron a dormir.

Al siguiente día se puso de pie antes que sus padres, y tuvieron que llamarlo varias veces para que se presentara a desayunar. Por la noche de nuevo hubo que pedirle más de una vez que entrara a la casa, así fue por los siguientes tres días, hasta que el frio cedió y el sol empezó a calentar derritiendo la nieve, deformando a los muñecos. En su desesperación al ver que cada vez eran más pequeños y se veían mas como un bulto, el chico rescató sus cabezas, las hizo más pequeñas al compactar bien la nieve , les formó de nuevo el rostro y fue a esconderlos en el congelador de la cochera donde guardaban la carne.

Conservando sus acciones en secreto, dejó que los cuerpos siguieran derritiéndose. Esa noche se sentía más tranquilo, hasta fue a dormir sin que sus padres lo ordenaran, de cualquier forma la nieve se marcharía, pero el ya había tomado medidas para conservar su gran obra de arte.

Marcaba el reloj las dos de la mañana cuando el pequeño se despertó a buscar una cobija extra, pues el frio había aumentado hasta el punto de hacerle sentir muchas ganas de ir al baño. Al poner los pies en el piso se dio cuenta de que estaba mojado, un charco de agua fría rodeaba su cama, algo intrigado encendió las luces para investigar un poco. El rastro lo llevaba fuera de su habitación, por la escalera pudo ver un poco de nieve, y al llegar al salón se encontró con un gran bulto. Detrás había aun más agua, señalando el camino hasta la puerta principal, el niño se acercó con cierta desconfianza.

Pudo escuchar un ruido débil que rascaba la puerta en la parte de abajo, cuando se asomó por la ventana no había nadie, así que abrió para ver de qué se trataba, al principio no notó nada raro pero al observar el jardín se dio cuenta de que el resto de los muñecos de nieve había desaparecido, en su lugar había huellas de arrastre, cuando se disponía dar paso su pie se atoró con algo y al voltear hacia abajo, vio que una rama le rodeaba la pierna, ¡Era el muñeco de nieve! que lo sujetaba con fuerza mientras intentaba arrastrarse hacia dentro de la casa.

No pudo gritar por la impresión, pero su instinto de supervivencia lo llevó a sacar fuerzas que no conocía y librarse de inmediato para salir corriendo hasta su habitación, por desgracia había olvidado el estado en que se encontraba y resbaló en el charco de agua. Se dio un gran golpe, que le nublo la vista, pero no lo suficiente para impedirle ver que los restos de los otros dos muñecos de nieve estaban escondidos bajo su cama y se movían hacia él, para reclamar sus cabezas.

Cuentos de terror muñecos de nieve

Más relatos interesantes en: Leyendas y cuentos de terror

{ 3 comments… add one }
  • Daniela vzla s, Diciembre 13, 2015, 3:27 pm

    mmmmmm no me dio nada de miedo mas bien me aburri aunque si sentia un poco de escalifrios

  • Carolina Noviembre 18, 2015, 5:25 pm

    No es tan de miedo que digamos!;)

  • andy Enero 3, 2013, 3:30 pm

    esa historia no me dio tanto miedo es mas asta me aburri un poco pero en sierto modo sentiescalofrios

Leave a Comment

Next post:

Previous post: