Los Niños de Illfurt

Teobaldo y José tenían respectivamente 9 y 8 años de edad, allá por las épocas de 1864, una serie de eventos llevaron a pensar a la población que estos dos pequeños estaban poseídos, pues Teobaldo dijo ver al menos treinta veces a un espíritu al que consideraba su maestro, pero no era un ser físicamente humano, sino una imagen con patas de gato, pezuñas de caballo, pico de pato y cuerpo de plumas.

Pudo esto ser una invención del chiquillo solamente, a no ser porque al parecer el fantasma sobrevolaba a Teobaldo amenazando con estrangularlo, y el niño, tratando de defenderse, luchaba contra él ante los ojos incrédulos de los espectadores que sólo le veían al niño y es que el chiquillo capturaba plumas del cuerpo de su visitante que luego los mirones veían, tocaban, olían (echaban una peste fétida) e incluso trataban de quemar sin éxito.

Estos dos pequeños tenían una rapidez nunca vista, y eran capaces de girarse en cuestión de segundos como si estuvieran accionados por un motor a propulsión, de forma que sus giros asustaban y sorprendían a la gente, y también demostraban momentos de rabia y enfado golpeando todo lo que había ante ellos, sin notar cansancio aunque se pasaran horas haciéndolo.

Los chiquillos hablaban y entendían todo tipo de lenguas, latín, inglés, francés, dialectos españoles…. Además sus cuerpos, recostados o sentados, se elevaban por manos invisibles. Flotando en el aire de forma demasiado extraña.

Tras todos estos actos en 1867 se autorizó que se realizara un exorcismo al par de hermanos. Tomando de ahí el nombre de los endemoniados de Illfurt.

Los Niños de Illfurt

Más relatos interesantes en: Leyendasycuentosdeterror.com.mx

{ 0 comments… add one }

Leave a Comment

Next post:

Previous post: