Leyendas Peruanas

Leyendas Peruanas
4.5 (90%) 58 votes

Las leyendas peruanas forman parte no solamente de la cultura de aquel país sudamericano, sino también de toda Latinoamérica, pues esta clase de historias guardan elementos que a su vez se relacionan con otras naciones de la región.

Además, la mejor manera de conocer otros usos y costumbres, es haciéndolo a través de relatos antiguos como estos, ya que con ellos podemos entender diferentes ideologías de una forma sumamente amena.

A lo largo de las siguientes líneas, exploraremos seis de las leyendas más típicas de todo el Perú.

Leyendas Peruanas Cortas

Las leyendas peruanas cortas son crónicas ancestrales que originalmente fueron pasadas de generación en generación gracias al lenguaje oral. Se trata de narraciones breves que pueden abordar varios temas, desde cuentos de terror, historias de fantasmas, tradiciones de una región etc.

Leyenda Peruana del Tunche

Leyenda Peruana del TuncheEl Tunche es un personaje de leyenda que, de acuerdo a lo referido por varias personas, es un ánima que transita en la oscuridad de la selva peruana. Su misión principal es la de llevarse las almas de las personas que se internen demasiado en la espesura del bosque.

Hay otros individuos que afirman que, con tan sólo verlo, se te detendría el corazón en un instante. Por si esto fuera poco, hay quienes afirman que El Tunche es bastante sigiloso y escurridizo, por lo que nadie puede oír sus pasos.

Sin embargo, una vez que ya está lo suficientemente cerca de su víctima, empieza a chiflar, para anunciar la llegada de la muerte. De nada te servirá correr, pues, aunque tus piernas y pies se muevan lo más rápido posible, una vez que has escuchado el silbido, su tonalidad se hará más y más fuerte hasta que sucumbas ante la presencia del Tunche.

Hay algunas leyendas relacionadas con este personaje, en donde se dice que sus víctimas han logrado escabullirse. No obstante, una cosa que no se debe olvidar es que la gente que ha conseguido huir, desgraciadamente ha perdido la razón.

De igual forma, existen individuos que aseguran que el Tunche posee la capacidad de transformarse en cualquier animal o cosa a excepción de sus pies, los cuales han sido descritos como patas de cabra.

En lo personal, jamás he tenido la mala fortuna de encontrarme con una presencia extraña en el bosque. A pesar de eso, en mi próximo viaje a Perú, les aseguro que seré más precavido de lo normal.

Leyenda Peruana del Árbol de la Lupuna

Leyenda Peruana del Árbol de la LupunaEsta es otra de las leyendas peruanas más afamadas. Para quienes aún no lo sepan, el árbol de la Lupuna es de un tamaño gigantesco y su principal característica es que posee una forma muy similar a la de un hongo.

Conjuntamente, en la parte baja del tronco se puede apreciar un extraño abultamiento. Según tribus antiguas del Perú, dentro de este árbol habita un espíritu (Vale la pena señalar que, en algunos relatos, dicho ente es vinculado directamente con una bruja malvada).

Son varios los testimonios en donde se dice que el árbol cobra la vida de las mujeres que no han sabido “respetar” a la Lupuna. Es decir, que han utilizado su madera, para calentarse o para hacer muebles.

Por si esto fuera poco, se tiene la noción de que de vez en cuando, la parte inferior del tronco de ese árbol revienta. Éste hecho provoca un intenso sonido a lo largo y ancho de la selva peruana, el cual dura un par de minutos. Sin embargo, transcurrido este lapso, el tronco se cicatrice y vuelve a hincharse paulatinamente, hasta que de nueva cuenta se repite el proceso.

En la actualidad, son muy pocos los árboles de este tipo que se pueden ver en las regiones pobladas que se encuentran cercanas a la selva, pues los moradores han decidido preservar esta clase de arboledas en su hábitat natural. También te pueden interesar más leyendas cortas.

Leyenda corta de La Monja Condenada

Arequipa es la capital y mayor ciudad del Departamento de Arequipa. Es la segunda ciudad más poblada del Perú, mismo lugar que ocupa en cuanto a su actividad industrial, dentro de la cual destacan los productos manufacturados y la producción textil de lana de camélidos. Sus construcciones se basan en sillar blanco, por eso el lugar también es conocido como “Ciudad Blanca”, y ubicada en esta región, específicamente en la calle San Antonio, hay una casa muy antigua, que hoy se ha convertido el colegio, albergando a decenas de alumnos.

Desde los inicios del plantel escolar, hubo una situación particular, y es que estaba terminantemente prohibido entrar a una habitación, ni siquiera se permitía husmear en ella, hecho que solamente despertaba la curiosidad de los estudiantes, orillándolos a cometer toda clase de imprudencias en su búsqueda de la verdad, pero afortunadamente, se controlaba bastante bien este aspecto, y el cuarto continuaba guardando su secreto.

Al cabo de cuatro generaciones, un evento poco usual desvió la atención de los alumnos, dejaron de ponerle atención a la alcoba prohíba, cuando tuvieron que preocuparse por una aparición, un fantasma traslucido que se paseaba por el plantel, con suma confianza. Los desafortunados que se toparon con este espíritu, lo describieron como una monja, no tenían la menor duda de ello, llevaba su hábito negro, la cabeza cubierta, y flotaba a unos cuantos centímetros del suelo.

La primera reacción de los desafortunados que se cruzaban en su camino, era correr, sin embargo, no falta aquel con una pizca más de valentía que el resto, un atrevido o tal vez inconsciente, que, en lugar de huir, fue tras el alma en pena, solo para descubrir que esta se desvanecía justo al cruzar la puerta del cuarto censurado.

La noticia se corrió como pólvora, los estudiantes tramaron un plan, se las arreglaron para entrar a la habitación, donde encontraron una escena terrible, la habitación era muy humilde, solo una rustica mesa, una maltrecha silla y una cama, una cama con un bulto encima.

Los mirones se acercaron, con completo cuidado, hasta que la imagen ante ellos quedó clara, era una mujer la que estaba tendida ahí, la cual, hacia caso omiso de sus llamados, así que tuvieron que acercarse más y tocarle el hombro, provocando una imagen tan aterradora que hasta el día de hoy ninguno de ellos ha podido olvidar. Con tan solo un roce, el cuerpo de la mujer desprendió un ligero polvo, y en segundo, después de un crujido, la cabeza se le desprendió, rodando por el suelo, y se detuvo hasta topar con los pies de los curiosos.

leyenda peruana el fantasma de la monja

El estado de shock se extendió por varios días, cuando fue prudente, no tuvieron más remedio que explicarles, aquel cuarto estaba prohibido por respeto a la última voluntad de una monja, ella quiso permanecer en su habitación, la misma que fue su hogar cuando el lugar era un convento. Así que devolvieron su cuerpo a la habitación, y la censuraron de nuevo.

Leyendas Peruanas para Niños

Las leyendas peruanas para niños comprenden una serie de relatos escritos que tienen como función principal el ser leídos por los infantes, aunque bien pueden ser disfrutados por cualquier miembro de la familia, gracias a que justamente se trata de un compendio de historias muy entretenidas.

Leyenda peruana para niños de la Yacumama

Leyendas Peruanas para NiñosLa Yacumama es una serpiente que vive en la región selvática del Perú. Obviamente, los primeros hombres en encontrarse de frente con esta criatura, fueron quienes vivían en las zonas boscosas.

Fue gracias a ellos que hoy en día podemos disfrutar de esta interesantísima leyenda. Por lo que he podido investigar, el nombre de Yacumama, podría traducirse al castellano como “Madre del agua“. Es por ese motivo que los lugareños piensan que el lugar en donde esta serpiente nació fue nada más y nada menos que la gigantesca laguna de Yarinacocha, ubicada en Ucayali.

Sin embargo, el lugar en donde prefiere nadar esta mítica serpiente es en la región que lleva a la desembocadura del río Amazonas. Por cierto, los moradores de aquella zona, argumentan que la Yacumama es un espíritu bondadoso que los cuida y los protege.

Algunos individuos la comparan con la anaconda, debido a su gran tamaño. Sin embargo, se cree que esta culebra es mucho más grande, pues se piensa que su cabeza puede sobrepasar los dos metros de ancho.

También la Yacumama es completamente ciega, por lo que no teme pasearse por aguas turbulentas. En su boca almacena gran cantidad de agua, misma que es capaz de expulsar con gran fuerza, como si se tratara de un potente chorro.

Con ello es capaz de derribar los árboles y plantas que se encuentran a su paso, para así seguir su camino sin ser molestada.

Cuando tiene hambre, oculta su enorme cuerpo en el agua y sólo deja descubierta su cabeza. Enseguida abre sus ojos y estos hipnotizan a sus presas, de tal modo que no tienen manera de defenderse.

Luego los atrapa utilizando sus fuertes mandíbulas y los traga para luego devorarlos lentamente. Una vez que termina de comer, la Yacumama puede permanecer quieta por varias horas (incluso días).

La época del año en la que se le puede escuchar con mayor claridad, es cuando comienzan las lluvias. Desgraciadamente, con el cambio climático que estamos viviendo en la época actual, cada vez es más difícil escuchar el sonido que según los ancestros peruanos producía la Yacumama.

Leyenda peruana para niños El Muqui

Leyenda peruana para niños El MuquiEl Muqui es un gnomo o duende peruano que acostumbra vivir en las minas que se encuentran en la sierra. El vocablo Muqui tiene su origen en la voz antigua quechua murik que significa “quien se dedica a asfixiar”.

Otra traducción más reciente, nos indica que Muqui también podría ser entendido como algo que “ahorca”. Llegados a este punto, no podemos dejar de señalar el hecho que las primeras apariciones de este espectro o visión, se dieron en las minas de silicio. Por si no lo sabes, este elemento químico es tóxico y al respirarlo periódicamente puede causar la muerte.

Ahora bien, volvamos a lo que nos dice la leyenda. De acuerdo con esa historia, sabemos que los mineros que lo han visto, lo describen como un ser de pequeña estatura, que tiene algunas dificultades para caminar.

Tiene la peculiaridad de no poseer cuello. Es decir, su cabeza se encuentra unida directamente al tronco. Su cara se encuentra cubierta por una espesa barba y su cabello es de color dorado. Contrario a lo que pudieras pensar, su voz es tan grave como la de un hombre corpulento.

Su vestimenta es prácticamente idéntica a la de un minero de épocas pasadas. Es decir, sus botas son de cuero y en la parte superior lleva un poncho confeccionado en lana.

De vez en cuando, se dedica a hacer travesuras. Por ejemplo, les esconde a los trabajadores sus utensilios de trabajo o provoca algunos ruidos, para que éstos se espanten y salgan corriendo despavoridos.

Por último, se cuenta que quien consiga atrapar al Muqui, se convertirá en uno de los hombres más ricos sobre la faz de la tierra, ya que, desde ese momento, el duendecillo se convertirá en su esclavo y trabajará día y noche en la mina, hasta que su amo piense en libertarlo.

Leyendas Peruanas de Terror

Otro tipo de historias fantásticas que les fascinan a los niños son las leyendas peruanas de terror, pues en ellas se narran diversos hechos escalofriantes que algunas veces dejan sin habla al lector u otras tantas, lo hacen pensar seriamente en la existencia de seres sobrenaturales que, en cualquier momento, pueden aparecer para atormentarlo.

Enseguida te mostraremos dos leyendas de miedo surgidas en tierras peruanas:

Leyenda Peruana de Terror de la Runa Mula

Leyenda Peruana de Terror de la Runa MulaHay quienes dicen que la Runa Mula es desde un punto de vista simbólico, la encarnación de todo aquel mal que un hombre puede llegar a hacer, hasta que llega el momento en el que es castigado por los espíritus.

La Runa Mula en algún momento fue una mujer de carne y hueso, a quien el diablo le impuso la penitencia de transformarse en una criatura mitad hembra/mitad mula.

Esta criatura recorre los verdes prados a todo galope, buscando a hombres que han salido a beber dejando a sus esposas solas en casa o a aquellos sujetos que han cometido algún acto deshonesto.

De vez en cuando, la Runa Mula echa fuego por la boca, del mismo modo como si se tratara de un dragón. Además, en aquellos casos en los que Lucifer no quiere dejar escapar un alma, no duda en montar a su creación, para así atraparla el mismo.

Dice la leyenda que los días en donde se le ve con mayor frecuencia son los jueves y los viernes (o sea, prácticamente durante los fines de semana), pues es en este tiempo en el que la mayoría de los trabajadores aprovechan para tomarse más de una copa con sus amigos.

En otra versión de esta leyenda peruana, se asegura que la pobre mujer que fue transformada en mula, de vez en cuando regresa a su forma original. Sin embargo, es incapaz de recordar nada de lo sucedido, pues su mente permaneció desconectada durante el trance en el que se fusionó con la mula.

También se cuenta que prácticamente es incapaz de ponerse en pie, pues tiene muchos dolores no solamente en las piernas, sino también en la espalda.

Así que ya lo sabes, si visitas Perú y por algún motivo comienzas a escuchar un fuerte galope, lo primero que debes hacer es alejarte lo más rápido posible de ese sitio, ya que quizás puedas toparte con la Runa Mula.

Leyenda Peruana de Terror del Chullachaqui

Leyenda Peruana de Terror del ChullachaquiConcluimos este apartado de los mitos y leyendas peruanas con la historia del Chullachaqui.

De nueva cuenta, nos encontramos con un ser endemoniado a quien le encanta vivir en la selva. Su nombre en español quiere decir “criatura de pies desiguales”.

Entre los muchos poderes que ostenta, tiene la capacidad de imitar la forma de cualquier allegado a sus víctimas. Dicho de otra manera, puede aparentar ser un pariente de un explorador que se encuentra en lo profundo de la selva.

El engaño resulta tan convincente, que la víctima es incapaz de recordar que dicha persona quizás ya ha fallecido o se encuentra lejos de ahí. Mientras ambos caminan, el Chullachaqui aprovecha para conversar y de esa manera lograr que el desdichado se interné más y más en el bosque.

Por último, la criatura los abandona literalmente “en medio de la nada”, a fin de disfrutar de la muerte lenta y dolorosa de esas pobres personas.

Los ancianos de las regiones selváticas del Perú describen al Chullachaqui como un veterano enano que tiene el rostro cubierto de arrugas. Mientras camina, va marcando en el suelo dos huellas completamente distintas.

La del pie derecho es completamente humana. Sin embargo, la que corresponde al pie izquierdo, es igual a la de un animal. Su nariz es extremadamente larga al igual que sus orejas.

Sus ojos están más juntos que los de una persona normal y su iris es de color rojo, tal y como si se tratara de las llamas del mismísimo infierno.

Otras personas aseveran que al Chullachaqui le gusta robarle el dinero a los campesinos con los que se topa por el camino, aunque muchas veces eso es solamente una travesura pasajera, pues luego les devuelve las monedas y billetes, sólo que se los pone en otro pantalón.

De igual forma, se lleva a los niños que no son atendidos por sus padres a jugar al bosque. Ojo, en ningún momento queremos decir que esta criatura rapta a los pequeños, ya que al igual que lo hace con el salario de los trabajadores del campo, también regresa a los pequeños a sus casas cuando el sol se oculta.

Leyenda de la casa Matusita

La Casa Matusita es un sitio muy conocido por los habitantes de Lima, Perú, debido a los múltiples sucesos paranormales que la han envuelto desde sus inicios. Fue construida en tiempos coloniales, teniendo como primer ocupante a una mujer venida de Europa en el siglo XVIII; su llegada fue misteriosa, no tenía familiares ni amigos, o algo que la relacionara con el Virreinato del Perú, lo cual la convirtió en presa de las primeras especulaciones sobrenaturales.

Se presentó a juicio ante la Inquisición por los cargos de hechicería y brujería. Según dijeron los que la acusaron, ella pactaba con el Diablo para lanzar maldiciones o sortilegios que causaran la desgracia al prójimo a cambio de una elevada contribución monetaria. Además se identificaba como anfitriona de aquelarres y prácticas ocultistas, que la llevaron a morir quemada en la hoguera, no sin antes, lanzar una maldición para todos sus acusadores y todo aquel que pisara su casa después de su muerte.

Tal parece, que su conjuro tuvo éxito, ya que los próximos habitantes, una familia generosa y afectuosa que remodeló la construcción para bien, eliminando cualquier vestigio de su anterior dueña, terminó cambiando sus costumbres, volviéndose tacaños, despectivos y crueles. La gente decía entonces, que un espíritu maligno los había poseído. Los primeros en experimentar estos cambios fueron los sirvientes, quienes no soportaron los castigos físicos y malos tratos, y asesinaron a toda la familia. Después de eso, la casa volvió a quedar desocupada.

Tras largo tiempo transcurrido, nuevos habitantes llegaron al lugar. Se trataba de la familia Matsushita, inmigrantes de origen japonés, cuyo nombre dio apelativo a la casa, después de variaciones en el lenguaje. Desde el inicio fueron reconocidos por todos, como personas de costumbres honestas y refinadas, pero nuevamente el malvado espíritu de la casa fue adueñándose de ellos, hasta terminar en tragedia.

El padre de familia fue volviéndose retraído y violento, incluso con sus propia familia, que también se veía influida por la casa pero en un grado menor.

Lo que vendría después, les recordó la antigua tragedia, una vez más la familia entera resultaba muerta, en esta ocasión, a manos del señor Matsushita que los asesinó a todos para luego suicidarse, el motivo se dice una infidelidad de la esposa.

Leyenda de la casa Matusita

La casa volvió al abandono, solo por parte de los mortales, ya que aún se encienden dentro de ella las luces y se escuchan los ruidos de los que alguna vez fueron sus habitantes, y para los cuales poco han valido exorcismos, cadenas de rezos, pedidos especiales a autoridades eclesiásticas, porque siguen asomándose a las ventanas, anunciando que siguen atrapados ahí.

Leyenda de la Peña Horadada o Piedra del Diablo

Una gran piedra con un círculo en su interior es la protagonista de una popular leyenda en Lima, Perú. Situada en los barrios altos, exactamente en la intersección del Jirón Junín con el Jirón Cangallo, está La Piedra del Diablo, también conocida como La Peña Horadada. Y es que según la tradición, de su interior escapó, ni más ni menos, que el mismo Diablo.

Su origen es extraño, no hay quien sepa, como apareció la piedra en este lugar. La Sociedad Geofísica de Perú tiene la teoría, que la piedra data de la época prehispánica, y se convirtió en un importante centro ceremonial y de adoración en la Lima del Siglo XII. Está compuesta de feldespato y cuarzo, su antigüedad es de varias decenas de miles de años, de color negro y un metro del alto.

Ricardo Palma, un gran escritor y periodista peruano, cuenta en su obra Las Tradiciones Peruanas. Que el Diablo merodeaba por los Barrios Altos de Lima, cuando vio venir una procesión de la Virgen del Carmen (Muy venerada en Lima y con más de 300 años de antigüedad), dio la vuelta tratando de huir, pero al girar se encontró con la procesión del Señor de los Milagros. Ante tal muestra de fe y viéndose acorralado, tropezó con la piedra y le hizo un hueco, escapando así hacia la otra calle lanzando un suspiro de alivio que toda Lima pudo escuchar. Desde entonces esas calles fueron bautizadas como calle Peña Horadada y Calle Suspiro, a pesar que hoy en día ya no conservan ese nombre.

A través de los años, no hay quien se haya atrevido a tocarla por no estar en pugna con el Diablo. La piedra continua en su lugar y en esa esquina se construyó una fuente, por supuesto sin perturbar a la piedra, por si acaso.

Se cuenta, que hubo un tiempo en que la piedra desapareció de su lugar. Y entonces empezaron a suceder cosas muy extrañas en los Barrios Altos. Pero sola apareció de nuevo devolviendo la tranquilidad.

Leyendas de terror peña horadada

Muchos habitantes de Lima se persignan al pasar junto a la piedra y los trabajadores de los alrededores cuentan que por las noches se escuchan gritos y lamentos. En la zona, se han cometido crímenes que la policía nunca ha podido resolver y múltiples suicidios.

Otras Leyendas de Peru

Leyenda de la enfermera de capa azul

Cuentan que la leyenda de la enfermera de la capa azul, se origino en el Perú, una historia trágica, en la que el amor estuvo involucrado, La enfermera y el doctor residente eran una pareja muy querida, de uno de los hospitales mas concurridos de Lima, la capital del Perú, en compromiso para contraer nupcias, parecía que nada ni nadie podría separar su amor.

Pero el destino les tenia un muy diferente camino, el doctor en camino al hospital, tuvo un percance de transito, en el cual quedo muy mal herido y rumbo al hospital en el que trabajaba, llego a las manos de la que era su prometida, para fallecer, después de verla y despedirse.

Algo que la enfermera, le afecto muchísimo, a tal grado de quitarse la vida, subiendo a la azotea del hospital, para aventarse al vació, en donde por los escombros y fierro de la remodelación del hospital, terminaron por decapitarla al llegar al suelo.

Desde ese día, se ve en los pasillos una enfermera que cuida a todos los pacientes heridos que llegan de accidentes viales, y se dice que los cuida, cuando las enfermeras no están en su ronda.

Algo que caracteriza a esta enfermera, es una capa de terciopelo azul, que utilizaban todas las enfermeras en años anteriores, con lo cual esta enfermera se distingue, se dice que todos los que son visitados por el alma en pena de esta enfermera, se salvan, algo que en vida no pudo hacer por su difunto prometido.

La leyenda de la enfermera de capa azul, sigue mas vigente que nunca, siendo parte del folclor del país andino, con lo que, es parte de las costumbres de ese país, y ha llegado a todas partes de habla hispana, como una historia de tragedia y amor entre dos personas que se amaban.

Leyenda del indio misionero

Desde hace mucho tiempo, las personas mayores solían reunir a los niños para contarles historias acerca de espíritus y ánimas que deambulaban por las noches. Estos relatos se convirtieron en leyendas que han perdurado hasta el día del hoy en la mente de las personas, adquiriendo nuevos detalles, y sobreviviendo al paso del tiempo, ejemplo de ello, es la leyenda del indio misionero, proveniente del Perú colonial.

En aquel entonces, cuando los misioneros vinieron de Europa, un indio se unió fervientemente a la religión, pero un día de forma repentina, enloqueció y mató a tres misioneros. Fue apresado y antes de su ejecución, negó a Dios, impidiendo que rezaran por su alma; dicen que por este acto le cayó una maldición y la noche siguiente de su muerte, se le vio caminar en las cercanías.

Cuando los religiosos volvieron a Europa dejando abandonadas las misiones la leyenda del indio no desapareció, la gente aseguraba verlo vagar por la selva, llorando y maldiciendo, con un tono de voz profundo y desgarrador.

Con la llegada de un nuevo sacerdote, las cosas solo empeoraron, muchos dijeron que el ánima se había inquietado, y por eso se parecía con mayor frecuencia. Por su parte, el nuevo clérigo, trataba de convencer a todos de que eran solo inventos, hasta que dos meses después, simplemente dejó de tratar el tema.

La causa fue que una noche sin luna, oyó un ruido como de pies arrastrándose que se iba acercando desde el interior de la selva. Al asomarse por la ventana, se encontró con una silueta humana, de inmediato alzó su lámpara, la cual pareció perturbarse aun sin un soplido del viento, y vio que el individuo estaba de espalda y asemejaba a un indio, llevando algo en su pecho, además murmurando. El terror le hizo presa cuando se dio cuenta que estaba maldiciendo, pues eso confirmaba las habladurías de la gente. Quiso mover los pies, pero solamente logró caer de espaldas, soltando la lámpara.

En el girar de la lámpara por el piso, el último haz de luz sirvió para iluminar el rostro del indio pronunciando blasfemias. En ese momento, el miedo en el religioso era tan grande que la cabeza le daba vueltas, las imágenes se tornaban borrosas, y la negrura entraba en sus ojos, pero antes de perder la conciencia, vio al indio frente a él, iluminando sus ojos con fuego

Leyenda del indio misioneroAhí encontraron al cura desmayado cerca de la puerta de la iglesia, ocultando lo sucedido, y queriendo hacer de cuenta, que el fantasma del indio no existía.

Leyenda de la enfermera sin cabeza

La historia que vamos a relatar a continuación, tiene algo de similitud con la leyenda de la enfermera fantasma o La Planchada de México, ya que la protagonista de esta historia, sufre también un desengaño amoroso, que después desencadena una serie de hechos, con un final trágico. Y condenan al pobre espíritu de la mujer a repetir los errores cometidos en vida una y otra vez, por la eternidad.

Todo comenzó en un hospital de Lima, Perú, cuando una joven enfermera, le dio su corazón a un médico compañero de trabajo. Ellos tenían una relación, en apariencia buena y estable, con planes de matrimonio, pero unas semanas antes de la boda, las cosas tomaron un camino que no fue fácil sobrellevar. Pues la chica descubrió que su novio la engañaba con otra mujer.

Hundida en la peor de las tristezas, atrapada por la desesperación, y perdida en la traición, la enfermera no encontró otra salida más que la muerte, en un acto repentino por escapar de la situación, se dejó caer por el hueco del ascensor.

El accidente no solo le arrancó la vida, si no que unos hierros de la estructura actuaron como guillotina, dejando a la despechada y desafortunada mujer también decapitada.

Para todos sus compañeros fue difícil superar el episodio, sobre todo, porque después de su muerte, hizo presencia en espíritu, externando aun su pena, y mostrando la horrenda imagen que dio origen a la leyenda de la enfermera sin cabeza.

Los relatos de pacientes y trabajadores del hospital no se hicieron esperar, ellos contaban con terror aquellos horribles encuentros con una mujer vestida de enfermera a la cual le faltaba la cabeza.

Leyenda de la enfermera sin cabeza

Así, los pasillos y corredores del sanatorio fueron quedando vacíos, pues las personas se negaban a transitar, para evitar un encuentro con tan perturbador espectro.

Leyenda de la Yacumama

La leyenda de la Yacumama se conoce desde hace mucho tiempo entre los moradores de la selva, y han sido ellos mismos, quienes se han encargado de llevar este relato de boca en boca, para que la gente sepa sobre esta serpiente gigantesca que los llena de terror.

Su nombre significa “Madre del Agua” (yaku=agua, mama=madre) por eso se cree que su cuna se encuentra en la gran laguna de Yarinacocha (Ucayali, Perú). Ella prefiere nadar en la desembocadura del río Amazonas, tanto como en sus lagunas cercanas, ya que es su espíritu protector.

Esta mítica serpiente gigante, es parecida a la anaconda, pero aún más grande, posiblemente mayor a cincuenta metros de longitud y con una cabeza de dos metros de ancho, es ciega, por eso no le importa pasearse entre las aguas oscuras. A través de su boca lanza enormes chorros de agua que le ayudan a derribar árboles para desplazarse cómodamente por tierra, y si se encuentra algún bocadillo a cien metros de distancia, es capaz de aspirarlo.

Sin embargo, llega un momento de su vida, quizá después de mil años, cuando alcanza cierto tamaño y peso que le dificulta moverse, entonces decide despejar un claro de la selva al pie del río para establecerse ahí permanentemente.

Deja su cabeza por encima del agua, esperando presas, usando su gran poder de atracción para hipnotizarlas con sus penetrantes ojos y cazarlas con facilidad.

Cualquier animal u hombre que pase cerca de ella perecerá, pues aunque alcancen a distinguir su cabeza y emprendan la carrera, ella se mueve cual centella, lo atrapa entre sus poderosas mandíbulas y lo traga, para después entregarse a un plácido sueño.

Leyenda de la YacumamaAsí es la Yacumama, protectora de las aguas del Amazonas, una fuerza natural arrolladora, que caza durante las lluvias y cuyo alboroto se deja escuchar desde lejos; al desplazarse fuera del agua tumbando arboles a su paso, dando evidencia de su gran tamaño.

Te recomendamos:

{ 0 comments… add one }

Leave a Comment