Leyendas mexicanas

Leyenda del Hechizo del Pando




Hilario sentía que la enfermedad se le agravaba cada vez más. La padecía desde hacía ya mucho tiempo, y nada había resultado para curarse. No había sido constante en curación; nunca había sido atendido por un médico. El se decía para sus adentros: – ¿Para qué curarme un médico? Los médicos no curan el hechizo. No pueden curarlo ni creen en él. Y sin embargo, por algo dicen que cuando el tecolote canta, el indio muere…¡yo no tengo remedio!- LEER HISTORIA COMPLETA AQUI

El Diablo en Pañales




Esta es una leyenda de la época colonial, muy popular en México. Comienza así; cierta vez, ya muy entrada la noche, circulaba por callejuelas retorcidas y mal formadas de la ciudad un hombre pasado de copas. Las calles eran alumbradas apenas con unos pequeños candiles que al reflejar las sombras formaban tétricas figuras fantasmagóricas, hecho pasado por alto por aquel hombre en evidente estado de ebriedad. Caminaba por ahí sin sobresalto, de pronto escuchó levemente el llanto de un bebé, era un llanto ahogado. Se detuvo tambaleante pero ya no escuchó nada más que el aullar de los perros en la lejanía. LEER HISTORIA COMPLETA AQUI

El Pozo de las Cadenas




Tecate es una ciudad de Baja California, ubicada al final de una peligrosa carretera conocida como “La Rumorosa”. Alrededor de 1910, en épocas de la Revolución, vivía ahí un matrimonio muy pacifico y trabajador. Era una pareja sin hijos. El hombre cultivaba las tierras y su esposa se encargaba del cuidado de la casa. En aquella época no había mucha gente en los alrededores. LEER HISTORIA COMPLETA AQUI

Página 20 de 39« Primera10181920212230Última »