Saltar al contenido

Leyendas Infantiles

Leyendas Infantiles
4.2 (83.33%) 12 votes

Las leyendas infantiles son narraciones de sucesos maravillosos que supuestamente ocurrieron en el pasado. Su particularidad principal es que estas historias se basan en hechos reales, pero siempre encierran parte de la sabiduría popular de un pueblo.

Los personajes que aparecen en las leyendas, pueden ser de cualquier clase. Es decir, hay cuentos de este estilo que son mejor explicados usando animales en vez de personas.

Del mismo modo, hay otros mitos legendarios que echan mano de la mitología que existió en las civilizaciones clásicas. Ya sabes, aquellas que se asentaron en diversas partes del mundo y que aún hoy en día continúan siendo muy influyentes, como por ejemplo el caso de la cultura china.

Por otra parte, los cuentos infantiles también están ligados a elementos naturales que en algún momento fueron considerados dioses. Por ejemplo, hay una leyenda que se refiere al nacimiento del sol. Mientras que existe otra que versa sobre el surgimiento de la luna.

Se cree que la clasificación más genérica que agrupa a las leyendas cortas infantiles es aquella que las subdivide en: Religiosas, referentes a elementos de la naturaleza y cotidianas.

Leyendas Infantiles

Dentro de estas últimas, podemos encontrar a las que la mayoría de la gente denominaría como leyendas para primaria, es decir, aquellas que son idóneas para leerse dentro de un aula de clases.

Lista de 5 Leyendas infantiles muy bonitas

Las leyendas infantiles pueden ser definidas como cuentos o relatos que han logrado vencer el paso del tiempo, debido a que la gente las sigue recordando. En un primer momento, todas las leyendas que llegó a conocer el hombre, llegaron a él de forma oral.

Posteriormente, con la invención de la escritura, los seres humanos tuvieron la oportunidad de preservar esas leyendas en papel. Sin embargo, bien vale la pena señalar que sólo unos cuantos tenían la dicha de disfrutar de estos cuentos, pues las lecturas de estos libros únicamente las podían llevar a cabo individuos que pertenecieran a la clase dominante en ese momento y lugar históricos.

Por ejemplo, si hablamos de Europa, los únicos que tenían acceso a las bibliotecas, eran los reyes, sus hijos y su círculo más allegado de cortesanos.

Dichosamente siglos más tarde, la imprenta fue inventada y con ello el conocimiento llegó a muchas más personas. Luego de que los libros de leyendas cortas empezarán a ganar popularidad, surgió un problema y es que no todas las narraciones fueron escritas para ser disfrutadas por todos los públicos.

Es decir, había una clase de historias que no eran aptas para los niños, por lo que se tomó la decisión de adaptarlas al sector infantil.

Hay muchísimos ejemplos de este tipo de situaciones. Solamente por mencionar alguno, me referiré al caso de la conocidísima historia de la Cenicienta, ya sabes, la muchacha que durante una parte de su vida vivió como la mucama de su madrastra y dos hermanastras hasta que se casó con el príncipe.

Tanto la adaptación de dibujos animados que se hizo para el cine, como en el libro infantil, el único castigo que recibe la madrastra y sus hijas es quedarse solas en su hogar. No obstante, en cuanto original, a las hijas de lady Lady Tremaine, unos cuervos les sacan los ojos.

Hoy queremos retomar la tradición de las historias que han sido creadas para los niños. A continuación, te traemos 5 leyendas infantiles.

Leyenda del Conejito de Pascua

Leyenda Infantil del Conejito de Pascua

La leyenda del Conejito de Pascua, tiene su origen en las tierras inglesas, mucho antes de ser adoptada como una historia relacionada con la Semana Santa. De acuerdo a lo que se nos cuenta en esta leyenda, una vez que el cuerpo sin vida de Jesucristo fue bajado de la cruz, lo prepararon para ser llevado a la tumba en donde descansarían sus restos mortales.

Mientras tanto, los fariseos para asegurarse de que alguno de los apóstoles de Jesús no se robara el cuerpo y dijese así que “su maestro” había resucitado al tercer día, les pidieron a los romanos que además de colocar una enorme piedra en el sepulcro, también apostaran a varios soldados afuera de éste.

Lo que nadie notó es que dentro de la cueva en donde se colocarían los restos de Jesús había un pequeño conejito blanco escondido. El animalito presenció como la tumba fue sellada, mas no le dio miedo, pues podía salir de ella sin ningún problema con tan sólo cavar un túnel.

Sin embargo, el conejo se quedó contemplando el cuerpo, pues se preguntaba quién podía ser ese hombre, dado que a ninguna de las personas que conocía, le habían dado ese trato.

– Dudo que sea el hijo de un monarca, a ellos los entierran en otros lugares. Pensaba.

Así transcurrieron tres días, hasta que de repente Jesús abrió los ojos y calmadamente dobló la sábana que lo envolvía acuerdo hasta que una luz divina retiró la piedra que bloqueaba la salida del sepulcro.

En ese instante, el conejito comprendió que aquel hombre no era al otro sino el hijo de Dios que había resucitado, tal y como lo decían las escrituras.

El conejo se puso tan contento que quiso difundir esa noticia, no solamente con sus amigos animales, sino también con los hombres, mujeres y niños que encontrara en su camino. Sólo había un pequeño detalle; los conejos no tienen forma de comunicarse con los humanos.

A pesar de ello, no se desanimó ni un ápice, pues ideo un plan perfecto, a cada individuo le entregaría un huevo pintado y de esa manera todo el mundo entendería el mensaje.

En la actualidad, mucha gente esconde huevos hechos de chocolate en sus casas, durante el domingo de resurrección para que los pequeños se diviertan buscándolos.

El Origen de la Esfinge

Leyenda Infantil del Origen de la Esfinge

Todo aquel que haya leído cuentos infantiles o relatos mitológicos sabrá quién es la Esfinge. Esta gigantesca figura de piedra que es un símbolo de la cultura egipcia.

Actualmente su estado de conservación no es el mejor, no solamente porque la arena se ha encargado de erosionarla sino también por los actos vandálicos que ha sufrido con el paso del tiempo. Por ejemplo, hay quienes afirman que fueron miembros del ejército de Napoleón Bonaparte quienes le dispararon en la nariz, desfigurándole el rostro por completo.

Pero bueno, ese tema no es tan importante, ya que estamos aquí para recordar la misteriosa leyenda del origen de esta criatura.

Aunque no lo creas, hay testimonios de personas que afirman que en algún momento la Esfinge fue una criatura real. Es decir, un león con cabeza de hombre. A este se le encomendó la labor de vigilar que nadie molestara a los restos de los faraones, los cuales se hallaban dentro de las pirámides.

La gente casi nunca se acercaba a ese lugar, debido a que el propio aspecto de la esfinge infundía un miedo terrible. Sin embargo, aquellos que se atrevieron a andar por ahí, tuvieron que enfrentarse a un juego mental.

El cuestionamiento que les hacía la Esfinge era el siguiente: Dime que criatura de esta tierra, camina primeramente en cuatro patas, luego lo hace en dos y al final de su vida en tres.

El acertijo era tan difícil que nadie en muchísimos años logró descifrarlo. Demás está decir que todos los que fallaron, terminaron convertidos en arena. Un día se acercó a la Esfinge un valiente joven quien le dijo:

– La contestación a tu pregunta es el hombre. Cuando somos niños gateando, ya siendo adultos caminamos erguidos y hacer ancianos, nos ayudamos de una vara para poder caminar.

En ese instante, La Esfinge fue convertida en piedra por los dioses, dado que había fallado con la misión encomendada.

Leyenda del Gato Negro

Leyenda Infantil del Gato Negro

Continuando con los cuentos infantiles, no podemos dejar de mencionar la historia que da origen a la leyenda que afirma que nunca debes permitir que un gato negro se cruce en tu camino, pues eso significará que tendrás al menos siete años de mala suerte.

Gran cantidad de leyendas han surgido como producto de las supercherías que se tenían en los pueblos. Durante la edad media e incluso en siglos posteriores a esta etapa histórica, muchas mujeres fueron perseguidas por las autoridades, pues se les acusaba de practicar la hechicería.

Si por algún motivo, una “Bruja” era atrapada por la muchedumbre, se la llevaba inmediatamente a un sitio en donde ya la estaba esperando una hoguera, para ser quemada.

Pese a eso, se dice que una mujer que estuvo a punto de enfrentar esa terrible muerte, cerró los ojos antes de ser arrojada al fuego y súbitamente se transformó en un felino.

El gato, quien por ciento era de color negro, le arañó el rostro a uno de sus captores y salió huyendo hasta perderse en el bosque. Posteriormente gente del pueblo salió en búsqueda del animal, pero nadie volvió a ver al gato, ni a esa dama.

De esa manera fue como las personas comenzaron a asociar a los gatos negros con cuestiones vinculadas a la brujería. Además, otro dato intrigante con respecto a estos felinos, es que, según otros cuentos, ellos tienen siete vidas, cifra exacta al número de años que lanzan como maldición.

El Barco Fantasma

Leyenda Infantil del Barco Fantasma

Los marineros de la costa cuentan una leyenda que versa sobre un barco fantasma que aparece solamente en las noches de luna llena. De acuerdo con la historia, se conoce que aquella embarcación era propiedad de unos piratas a los que les gustaba atracar en ese puerto, pues la arena de la playa es sumamente fina y blanca, lo que hace que sea muy sencillo enterrar cualquier tipo de objeto y localizarlo fácilmente.

También existen relatos cortos en los que se afirma que el capitán fue maldecido por el Dios del mar, cuando dicho pirata intentó robarle su cetro. La deidad estaba tan enfadada que lanzó un conjuro que afectó a todos los miembros del barco, impidiéndoles regresar a tierra.

Pasaron varios siglos hasta que el corazón de Neptuno se ablandó un poco y permitió que los piratas al menos pudieran observar el lugar en donde habían enterrado su botín una vez al año.

Se sabe que la fecha en la que ocurre tal acontecimiento, es el 31 de octubre, día que también coincide con la celebración del Halloween.

Por otra parte, algunos marineros y pescadores que por alguna circunstancia se han perdido en alta mar, han reportado que de vez en cuando han visto una embarcación de gran tamaño, la cual les ayuda a encontrar el camino de nuevo hacia la playa. Ellos dicen que del interior de la nave emana una luz de color verde, tan potente como lo sería la de un faro.

Nadie asocia a la nave con los piratas, hasta que el barco se pierde entre la bruma y lo único que queda a la vista es la tradicional bandera negra con blanco de los bucaneros. Quizás en otra ocasión les platiqué otros cuentos infantiles acerca de feroces corsarios que surcaron los siete mares, asolando pequeños poblados y llevándose grandes fortunas.

El Rubí Encantado

Leyenda Infantil del Rubí Encantado

Sahin había salido de su aldea para recolectar algunas bayas. Los frutos que más le gustaban eran las fresas y frambuesas silvestres. Él era un pequeño que acababa de cumplir los diez años de edad. Desgraciadamente su padre había muerto a manos de un feroz tigre, quien había atacado esa localidad en el pasado.

Por ello, la madre de Sahin sentía un miedo terrible cada vez que su pequeño abandonaba su choza para internarse en el bosque.

– No me pasará nada madre. Tengo el cuchillo que era de mi papá y se cómo usarlo para defenderme.

El chiquillo rápidamente se internó en el bosque y comenzó a buscar sus frutillas. De pronto, observó un resplandor brillante de color rojo en el suelo.

– ¿Qué podrá ser eso? Pensó.

Acercándose al lugar se dio cuenta de que el tronco de uno de los árboles tenía un agujero de gran tamaño. Sahin se introdujo en él y se notó que era parte de un pasadizo secreto, el cual conducía a una caverna.

La cueva estaba llena de monedas de oro y toda clase de piedras preciosas. Sin embargo, de todas las piezas que miraron sus ojos, una llamó poderosamente su atención. Al centro, sobre un pedestal se hallaba un enorme Rubí.

– Con esta joya ya no pasaremos hambre. Dijo Sahin en voz baja.

Se aproximó con cuidado hasta donde estaba el pedestal, pues el suelo se encontraba lleno de alacranes muertos. No obstante, antes de que pudiera tomarlo entre sus manos oyó una voz grave que le decía:

– ¡Sahin, no toques ese Rubí! Es el guardián de la cueva quien te habla. Toma esto como una advertencia si es que no quieres morir.

El pequeño temblando de miedo, se llevó las manos a la espalda y le respondió:

– No creí que le perteneciera a nadie. Mi intención no era robarlo, sino llevárselo a mi mamá para que pudiéramos vivir mejor.

– Esa gema fue puesta ahí por los espíritus sagrados, quienes están convencidos de que el alma de todos los hombres se encuentra corrompida. Por eso, cada que alguien toma el Rubí, sella su sentencia de muerte.

– ¿Por qué me advertiste del peligro? Cuestionó Sahin.

– No me gusta que los infantes mueran por equivocación. Ahora sal de aquí y dile a la gente de tu aldea que el Rubí encantado si existe y que no es ninguna leyenda que hayan inventado tus ancestros.

El niño obedeció a cabalidad las instrucciones que le fueron dadas y a partir de ahí se convirtió en un narrador de cuentos cortos, abocado a difundir la cultura de su región, no sólo con narraciones infantiles, sino de toda clase.

Leyendas Infantiles Cortas

Leyendas Infantiles Cortas

El otoño pasado tuve la oportunidad de viajar al Lejano Oriente, concretamente a Japón. Al arribar a ese país, ya me esperaba el guía de turistas que había contratado por Internet.

Además de llevarme por diferentes sitios de interés, aquel sujeto me platicó varias leyendas breves. Presten atención, pues la siguiente historia, toca algunos valores universales que deben conservarse.

El relato comienza hace muchísimo tiempo en una provincia japonesa. Se dice que el hijo del emperador estaba obsesionado con una crónica infantil que había escuchado en palacio.

Según ese mito, cada ser humano nace con un hilo rojo atado al dedo anular de su mano izquierda, mientras que el otro extremo lo tiene la persona con la que el destino tiene pensado unirte.

El muchacho ya había entablado conversaciones con varias chicas de familias acomodadas. Sin embargo, tenía la duda de desposar a aquella que no fuera la indicada.

Les pidió consejo a sus padres, pues ellos tenían un matrimonio sólido y feliz. No obstante, lo único que los emperadores le dijeron es que fuera a ver a Tokimoto, una mujer que tenía la capacidad de observar ese hilo invisible.

El joven se entrevistó con ella y Tokimoto lo condujo hasta donde supuestamente estaba “el amor de su vida”. El viaje no fue corto ni sencillo, pues tuvieron que viajar hasta el otro extremo del país.

Llegaron a una provincia en donde había muchos campos de arroz. A primera vista, el sitio le pareció terrible al hijo del emperador, ya que éste esperaba ser llevado a un domicilio de clase alta.

Caminaron hasta las afueras del pueblo hasta que Tokimoto y el chico llegaron al portón de un cuartel del ejército.

Ahí vieron a una mujer con un niño en brazos que estaba sentada en la tierra.

– Hasta aquí es donde los trajo tu hilo rojo. Pronunció Tokimoto.

– ¡Esto debe ser una broma! No viajamos más de 1000 km para que tú me digas que me voy a casar con una pordiosera. En cuanto retornemos a palacio, le diré a mi padre que te corte la cabeza a ti y a tus niños.

No conforme con lanzar esas amenazas, el joven sacudió fuertemente la mujer que estaba frente a él, haciendo que ésta tirara al pequeño al suelo de forma brusca. El impacto fue tan violento que a la criatura se le abrió la mejilla izquierda.

El emperador, quien se distinguía por ser un hombre ecuánime, perdonó a la mujer, pero le advirtió que ella y su familia debían abandonar el país lo más pronto posible.

Pasaron los años y el joven se convirtió en emperador. jamás volvió a hablar de lo sucedido, pues lo consideraba como una leyenda infantil corta.

Con el tiempo, tuvo que pensar en casarse y fue entonces cuando uno de sus amigos le dijo que la candidata perfecta para él era la hija de un general.

Vale la pena mencionar que ni ella ni él se vieron en persona hasta el día de la boda. La muchacha llegó con un hermoso vestido blanco y un velo que le cubría el rostro. De pronto, el emperador quedó petrificado al ver que se trataba del bebé que décadas antes él había tirado al piso.

Como este hay muchos otros cuentos clásicos procedentes de oriente.

Leyendas Mexicanas

Leyendas Infantiles Cortas Mexicanas

Las leyendas de Mexico cortas para niños con cierta regularidad agregan elementos religiosos a sus historias. Para no hacerles el cuento largo, empezaré a contar la leyenda del pozo del Serafín.

Esta leyenda infantil ocurrió en una zona rural al sur del país. Se dice que un niño se había perdido. Como tenía muchísima sed, se acercó a un pozo de piedra que encontró en el camino.

El pozo era muy profundo y la soga que sostenía el cubo de agua estaba muy vieja y roída. El chiquillo al jalarla se fue hacia delante perdiendo el equilibrio y cayendo hasta el fondo.

Gritó por varios minutos, mas nadie escuchó sus lamentos, ya que era una zona prácticamente desierta. A pesar de esto, cuando ya estaba a punto de fallecer, el cielo se iluminó y de una nube bajo un Serafín de alas de oro, quien velozmente se introdujo en el pozo y sacó al muchacho tomándolo de los hombros.

El ángel no solamente le salvó la vida al infante, sino que también lo llevó a su casa para que se pudiera reunir con su madre, quien, dicho sea de paso, se hallaba sumamente preocupada por la desaparición de su pequeño.

Entre los cuentos infantiles y leyendas cortas coexisten otro tipo de historias en las que aparecen personajes importantes en México. De hecho, las leyendas cortas mexicanas para niños de primaria, incluyen crónicas acerca de Doroteo Arango, mejor conocido como Pancho Villa, una de las figuras más importantes de la Revolución Mexicana.

De acuerdo con registros históricos, este individuo fue el único que verdaderamente ha “invadido” el sur de los Estados Unidos de América. Lamentablemente el Centauro del Norte, murió a causa de una emboscada orquestada por sus propios enemigos.

Leyendas para Niños

Leyendas para Niños

Para poder escribir una leyenda corta para niños de primaria, el primer paso del escritor consiste en imaginar el lugar en donde se llevarán a cabo los acontecimientos. Se recomienda que una vez que has empezado a desarrollar la idea de los cuentos infantiles que deseas redactar, le platiques a un familiar o bien a un amigo de confianza sobre ellos, para que así ambos intercambien impresiones y veas si en efecto vas por el camino correcto o quizás necesitas evaluar otras premisas para lo que deseas escribir.

Por otro lado, si tú eres de las personas que se dedican a leer leyendas para niños de primaria cortas, es preciso que hagas un ajuste tanto en tu dicción, como en el tono de la narración, a fin de que los pequeños comprendan toda la información que están recibiendo a través de tu expresión oral.

Sobra decirte que si por alguna situación, alguien de tu público no entiende el significado de una palabra, lo más correcto es que hagas una pausa y expliques el término anteriormente empleado.

Otro factor que no debe alejarse de los mitos y leyendas para niños es que, al finalizar la crónica, le preguntes a los pequeños cuáles han sido las cosas que más les gustaron del relato. De esa manera, no solamente te asegurarás de saber si tú leyenda cumplió con las expectativas de tu público, sino que también te sirve para encontrar áreas de oportunidad, es decir, cosas que puedes mejorar en un futuro.

Leyendas Urbanas Cortas para Niños

Leyendas Urbanas Cortas para Niños

Las leyendas urbanas para niños se podrían entender como una simbiosis entre lo real y lo descrito en ciertos cuentos de terror. El padre de un amigo mío fue velador durante casi toda su vida.

El me platicó que una vez un hombre se le acercó y le dijo que le interesaba que vigilara un terreno de su propiedad, pues había visto que era un individuo sumamente responsable.

Sin embargo, el padre de mi camarada se negó al saber de qué el terreno en cuestión, era al que todos llamaban “El cementerio”. Dicha propiedad en algún punto formó parte de un panteón, más cuando fue adquirido por los nuevos dueños, estos mandaron exhumar los cuerpos y hasta mandaron aplanar el piso, pues pensaban empezar a fincar casas para luego venderlas.

Desde esa fecha no pasaba un día en que el propietario del terreno no fuera a charlar con el velador, para ver si éste había cambiado de opinión. Además, se me olvidaba mencionar que en cada una de sus visitas el sujeto le ofrecía más dinero.

Finalmente, el vigilante aceptó y fue a cuidar “el cementerio”. Aquel era un sitio bastante tranquilo, pues como ya dijimos la gente prefería no acercarse a él.

Una noche cuando el reloj marcaba la 1:00 de la mañana, el velador escuchó una voz que decía:

– Ayúdenme a salir de aquí por favor, mi pierna se atoró.

Los que viven en México, sabrán que las apariciones en lugares supuestamente encantados, literalmente son “el pan nuestro de cada día”. No obstante, los gemidos eran tan claros que el hombre se levantó de su silla y guiado por su oído fue a buscar a la persona que pedía socorro.

Casi al final del terreno vio una zanja de donde emanaba aquella voz. Alumbrando con su linterna, pudo observar que una muchacha estaba atrapada.

– Ahora mismo la saco. Solamente iré por una soga.

Sorprendentemente cuando el papá de mi amigo volvió a ese lugar, la chica se había transformado en un esqueleto. El velador quedó tan impresionado que perdió el habla por varios meses, hasta que, con la ayuda de los médicos, volvió a comunicarse usando vocablos.

Y es que hay leyendas para leer y otras tantas que únicamente son disfrutables si la gente las narra de viva voz, pues al hacerlo inconscientemente el interlocutor recuerda todas las sensaciones que experimentó cuando formó parte de esa historia.

Leyendas Antiguas Cortas


Y como no hablar de las leyendas antiguas cortas, pensamos concluir este artículo con uno de los mitos para niños, que más asustaba a la generación de los infantes de la década de los años cincuenta.

Ya hemos mencionado en más de una ocasión que las leyendas cortas de Mexico para niños, pueden infundir el miedo de manera indirecta.

Esto justamente era lo que ocurría en el instante en el que las madres les contaban a sus hijos acerca del “Ropavejero”. Éste era el hombre que habitualmente vagaba por las calles llevándose la ropa vieja y otros utensilios que la gente desechaba.

Esa mercancía era almacenada en un viejo costal. Ahí es donde reside el meollo del asunto, pues siguiendo con la tradición de las leyendas de Mexico para niños, ese hombre también tenía la misión de llevarse a los infantes que se portaban mal o que no obedecían las normas impuestas por sus padres.

Muchos chiquillos no podían dormir por las noches, después de haber hecho una “travesura”, puesto que pensaban que en cuanto el ropavejero tocara a su puerta, sus padres se lo entregarían.

Es posible que esta crónica no surta el mismo efecto que en antaño, pues los niños que hoy dedican parte de su día a la lectura, tienen acceso a otro tipo de contenidos y no solamente a esta clase de fábulas, sencillas en las que se trataba de que los niños siguieran las buenas costumbres, de una manera sutil.

Finalmente, no debemos olvidar que, a mediados del siglo XX, los “Roba chicos” asolaban las calles de las ciudades. Por suerte, aunque en las grandes ciudades, se siguen teniendo problemas de seguridad pública, hay sistemas de vigilancia virtuales en los que la gente pueda ponerse en contacto con la policía, con tan sólo oprimir un botón.

Pese a esto, nunca está demás tomar precauciones cuando se sale a pasear con los pequeños, para evitar que las leyendas infantiles para niños emparentadas con este tema, se vuelvan una realidad.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *