Leyendas del Instituto San Fernando

El Instituto San Fernando era un colegio en el que muchos niños adinerados cursaban la primaria. Se trataba de un plantel dotado de lo último en cuestiones tecnológicas. Es decir, en cada salón había computadoras portátiles, cañón de proyección y hasta conexión inalámbrica.

Las jornadas matutinas eran frenéticas. Durante los descansos las personas podían oír la algarabía que producían los niños al jugar y platicar. Sin embargo, la cosa cambiaba en cuanto caía la noche, pues empezaban a pasar cosas escalofriantes. Al menos, eso fue lo que me contó doña Conchita, una de las cuidadoras que más duró en aquel sitio.

Según ella las aulas se tornan heladas. No importa que estés cubierto con una chaqueta gruesa, sientes un frío que te cala los huesos. También de vez en cuando se alcanza a percibir un leve olor a azufre que se esparce por el Instituto a través de los ductos de aire.

En la actualidad, la escuela se encuentra abandonada, debido a que la dueña y directora del plantel se fue a vivir a otro condado por razones desconocidas. Del mismo modo se comenta que el gobierno local quiere comprar el terreno para construir un edificio, pero nadie ha arreglado la documentación para que esos planes se lleven a cabo.

La leyenda urbana que más veces he escuchado del Instituto San Fernando tiene que ver con un fantasma que cada fin de mes camina por toda la escuela. Quienes han podido verlo aseguran que su aspecto físico es idéntico al del profesor de música, hombre que desafortunadamente perdió la vida a manos de un estudiante desequilibrado, que no soporto haber reprobado el curso.

El punto es que la cara del fantasma, no es de un humano, sino más bien de un duende con ojos color violeta. De su boca brota un líquido verdoso que si te toca la ropa, la mancha permanecerá ahí para siempre. También se diserta en torno a las melodías que se escuchan en el viejo piano, estas tienen la particularidad de ser estridentes y molestas. Al oír una sola nota de sus canciones, el corazón comienza a fibrilar.

{ 0 comments… add one }

Leave a Comment