Leyenda del Súpay, el Diablo andino

El Súpay, también conocido como Zupay o Diablo andino, es el genio del mal, un dios-demonio originario de las mitologías Aymara e Inca de la Civilización andina sudamericana. Su morada era denominada Supaihuasin, lo que en lengua quichua señala los infiernos. Se lo relaciona con las brujas y la Salamanca una guarida, llamada igual que la prestigiosa universidad española.

En esta cueva subterránea sus adeptos al asisten para aprender toda clase de encantamientos maléficos con los que arruinar la vida del prójimo.

Según los mitos andinos, surgió de la esencia del caos es rebelde e instigador por naturaleza y es muy temido debido a su capacidad de metamorfosis. Se le ve comúnmente como un jinete muy bien vestido, sus finas ropas negras están adornadas de oro y plata.

Deambula por las zonas del centro y norte de Argentina apareciéndose a los viajeros en las noches de martes y viernes, días predilectos de las brujas y los que se dedican a la hechicería. Después los lleva de juerga; tras unas horas de sabrosa comida y bebida, el Súpay propone a su homenajeado un pacto difícil de resistir, ofrece honores y riquezas por un tiempo definido a cambio de
su alma.

También puede aparecerse como un viento llamado Huayra Muyoj, que al chocar con otra corriente provoca un remolino, el cual se origina en medio del monte y se lleva todo lo que le sale al paso.

Por esta razón cuando el viento sopla fuerte, las personas temerosas dicen — ¡Cruz! ¡Cruz! ¡Cruz!—pidiéndole a Dios que el maléfico remolino cambie de rumbo.

Súpay leyenda

También los nativos hablan del pequeño Súpay, un travieso enano que deambula por zonas rurales buscando niños que raptar y preparar con ellos pócimas de hechicería.

{ 1 comment… add one }
  • rocialvarez Agosto 27, 2014, 1:10 pm

    da miedo este mito

Leave a Comment

Next post:

Previous post: