Leyenda del niño de la pelota

Se cuenta que ubicado en Av. López Mateos del estado en Aguascalientes, México, hay un edificio de oficinas, donde habitualmente algunos empleados salen un poco más tarde de lo acostumbrado. En esa ocasión una chica había abordado el ascensor y un hombre apresurándose a poca distancia le pidió que esperara por él.

Amablemente la chica se paró entre las puertas para evitar que estas se cerraran. El hombre abordó, y mientras se daban las buenas noches, notaron que el ascensor subía.

El hecho les pareció un poco extraño, pues se suponía que estaba programado para no ir más allá de ese piso, pues el de arriba se encontraba clausurado y nadie trabajaba ahí.

El ascensor se detuvo en el cuarto piso, pero las puertas no se abrieron por lo que pensaron que había sido un fallo temporal, pero alcanzaron a escuchar las risas de un niño, que jugaba con una pelota. Sin darles tiempo de pensar nada, el elevador bajó, al salir vieron al velador y le comentaron lo sucedido.

El hombre muy tranquilamente les dice que también lo ha escuchado, que se trata del espíritu de un niño que falleció ahí años atrás, cuando su pelota fue a parar al cuarto piso, el chico fue por ella y al ver que se acercaba un guardia, se escondió para hacerle una broma, pero al momento que el niño salió gritando, el guardia le disparó pensando que era un ladrón.

Desde entonces el niño juega tranquilamente en el cuarto piso, quien se queda hasta tarde puede escuchar las risas, los pasos, los golpes de la pelota contra el piso.

Otros sin tanta fortuna han visto la pelota bajar por la escalera cuando al niño se le cae desde el piso de arriba, esta tiene marcadas con quemaduras las pequeñas manos del niño… después de esto la gente renuncia a su empleo, pues se sabe que detrás de una pelota… siempre viene un niño… y no les gustaría toparse con el pequeño fallecido.

Más relatos interesantes en: Leyendas

Te puede gustar:

{ 71 comments… add one }
  • Audrey Junio 18, 2017, 6:45 pm

    Mmmmmm no me dormiré sola 😓

  • Veronica Junio 2, 2017, 7:32 pm

    Bueno en uno de los empleos que tuve sucedía algo parecido. Se trataba de una joyería y bien se dice que en esos lugares suele haber duendes (por el oro que hay ahí). Unas compañeras se quedaron a trabajar tarde un día y no había nadie más en ése piso que ellas, tenían la puerta de su área abierta y claramente escucharon voces de niños que las llamaban, les pareció extraño porque a esa hora y en ése lugar era imposible que hubiera niños, así que rápidamente tomaron sus cosas, cerraron y salieron de ahí. A mi jefe le sucedió también que estando sólo en el piso escuchó pasos de niños que estaban jugando en el pasillo y riendo, pensó que eran los nietos del dueño, pero recordó que el dueño no tenía nietos, así que mejor tomó sus cosas y no volvió a quedarse solo muy tarde (en esa ocasión eran cerca de las 11 de la noche).

  • ALISSON Mayo 3, 2017, 5:21 pm

    Q MIEDOO

  • lorena Mayo 3, 2017, 5:20 pm

    ami no me dio mied¿a ustedes siiiiii?

  • yudith Abril 24, 2017, 6:56 am

    es muyy triste

Leave a Comment