Leyenda del fantasma de Villa Hortensia

Caminaba por los pasillos de la mansión y lloraba en el sótano para transmitir la pena provocada por la próxima demolición de la que aún era su casa. El fantasma de María Hortensia de Echesortu luchaba para defender su propiedad, aunque lo hacía con un pie en el mas allá. Estuvo prendiendo y apagando luces cuando la construcción estuvo abandonada y sin energía eléctrica, y ahora que se aloja ahí, el Centro Municipal de Distrito Norte, se le ve pasear por los jardines.

La Villa Hortensia, era una de las mansiones más célebres de la ciudad de Rosario (Argentina), fue construida en 1876 en la calle Warnes y se ha vuelto famosa no solo por su estilo arquitectónico, sino por la actividad paranormal que impregna sus paredes.

El constructor original, José Nicolás Puccio falleció en 1894 sin lograr habitar la mansión de forma permanente. Luego estuvo en manos de las hermanas inglesas del Colegio Santa Unión, después fue adquirida por el magnate Ciro Echesortu, quien vivió ahí hasta su fallecimiento. Las herederas de la propiedad la vendieron a Alfredo Rouillón quien la bautiza bajo el nombre de Villa Hortensia en honor a su esposa María Hortensia Echesortu.

Tras la muerte de María Hortensia la casona sufrió un gran deterioro, fue salvada de la demolición al declararla Monumento Histórico Nacional en 1989. Durante todos sus años de abandono, comenzaron a tejerse las historias de fantasmas. Se veían sombras, se escuchaban ruidos extraños, los vecinos aseguraban que el espíritu de una mujer vagaba en aquel lugar deshabitado. La aparición fue relacionada con la señora Echesortu por el trágico suceso que envolvió su muerte; según indican las crónicas familiares ella perdió la vida al arrojarse por una ventana, la cual hoy permanece sellada.

Los rumores sobre su encantamiento fueron tan fuertes, que algunos aseguraron que el gobierno de Hermes Binner contrató una medium para que mediante esta, María Hortensia otorgara permiso, para construir en el año 1996, el distrito norte de la Municipalidad de Rosario.

Mientras se realizaban los trabajos de mantenimiento y remodelación, los fenómenos aumentaron, luces raras, llantos, ruidos inexplicables, una voz rezando. Pronto, la casa tomó fama de mansión fantasmal.

leyenda de terror villa hortensia

Ahora que trabaja ahí la dependencia de gobierno, se han cambiado regularmente las empresas de seguridad ya que los guardias no quieren pasar la noche en una mansión embrujada, donde los ascensores se manejan solos, las sombras corren de un lugar a otro y los gritos no les permiten estar en paz.

{ 1 comment… add one }
  • lupita zaragosa Septiembre 29, 2014, 4:14 pm

    que esta muy bien

Leave a Comment