Leyenda del cirujano loco

Se cuenta que hace muchos años vivía en Piriápolis, Uruguay, un hombre muy reservado, dedicado por completo a su profesión de cirujano. Eran pocos los vecinos que lo conocían, sin embargo, todos sabían que estaba ahí porque lo veían trabajar en el sótano todo el tiempo. Por las noches la luz resplandecía en aquel lugar, y pronto empezaron las habladurías de que aprovechaba el horario nocturno para hacer extraños experimentos con las personas que el mismo asesinaba.

Como en todos estos casos; sobran los curiosos, de inmediato salieron un par de chicos creyéndose valientes y capaces de desmentir tales teorías. Fueron hasta la casa del cirujano, entraron al sótano y hurgaron con confianza entre sus cosas. A simple vista no había más que un laboratorio casero y herramientas comunes de su profesión.

Parecieron decepcionados de no encontrar motivo alguno para seguir acusando a aquel hombre, pero a último momento, descubrieron un tenue resplandor en una de las paredes; se trataba de una puerta que llevaba a un segundo laboratorio, dentro del cual, el cirujano destripaba un cuerpo.

Ambos jóvenes no pudieron resistir la escena y gritaron a todo pulmón, en este momento el hombre se fue encima de ellos, atacando con su afilado bisturí, pero solo alcanzó a uno de ellos, y esto le dio tiempo al otro de huir.

El joven que se quedó atrás, peleó por su vida con todas sus fuerzas, pero le era casi imposible defenderse de aquellos cortes que su atacante realizaba con tanta destreza.

En tan intenso combate, iniciaron un fuego que se extendió en segundos. Cuando los equipos de emergencia llegaron, fue demasiado tarde, el cuerpo del chico ya estaba calcinado, y del doctor no había ni rastro.

Cirujano loco leyendas de terror

Con el tiempo el lugar fue restaurado; las personas que habitan ahí, dicen ver una persona con bata y la cara quemada rondando por las habitaciones, y cuando se acercan, simplemente se desvanece ante sus ojos.

{ 2 comments… add one }
  • Fabiola diciembre 11, 2015, 8:51 pm

    No me asustó esta historia 🙁

  • el mimo diciembre 6, 2015, 2:28 pm

    Se cuenta con todo los días en un pueblo y amado treinta y tres
    Aparese una niña de 12 año en la ruta uta 8 pidiendo un
    abenton y diseño que los que van en auto quando lo miran por el espejo la ven sin hijo i ase que salgan de la ruta y le saca los hijos y con eso a eyale empieza a salir los hojos y los que van en moto vosi y caminando laven arastrandose y por mas que la esquí en le ASE que salga de la ruta y la ASE lo mismo

Leave a Comment

Next post:

Previous post: