Leyenda del Bluatsauger

Bluatsauger es un vampiro típico de la región alemana de Bavaria. De aspecto pálido y siniestro, este vampiro se alimenta exclusivamente de sangre, tanto humana cómo animal. Según las leyendas medievales, los Bluatsauger son las almas corruptas de los muertos sin bautizar o aquellos que han caído en las garras de la magia negra.

El Bluatsauger encuentra aberrantes los símbolos religiosos así que huye ante el nombre del Señor. Se relacionan sus apariciones con los brotes de la peste, y el primero en morir durante la plaga era acusado de ser un Bluatsauger.

Uno de los medios para impedir que el Bluatsauger se levantara de la tumba era colocar un racimo de uvas bajo el mentón del cadáver sospechoso; aunque a veces alcanzaba con ponerle una moneda o una piedra en la boca. Aquellos métodos no impedían la transformación de un cadáver en un Bluatsauger, sino que impiden su capacidad de moverse y, por lo tanto, de salir de su tumba.

Para matar a un Bluatsauger al igual que cualquier otro vampiro, siempre hay que enfrentarlo directamente. No es posible eliminarlo antes de su metamorfosis, precisamente porque antes de alzarse como vampiro estamos en presencia de un muerto y resultaría imposible matar algo que carece de vida.

La fisionomía del Bluatsauger es notablemente curiosa: carece de esqueleto lo cual se traduce en un andar errante, gelatinoso. Su cuerpo tambaleante está cubierto por un pelaje grueso y negro. Siempre sale de noche, llevando un puñado de tierra de su propia tumba en el puño cerrado. Esta precaución se debe a que, cuando el Bluatsauger decide convertir a un humano a su propia raza infernal, lo obliga a comer esa tierra. Sólo de ese modo alguien puede convertirse en el infame Bluatsauger.

Leyendas de terror Bluatsauger

Más relatos interesantes en: Leyendas y cuentos de terror

{ 0 comments… add one }

Leave a Comment