Leyenda de los Niños Llorones

Bruno amadio (Allias: Bragolin), siendo observador de la Segunda Guerra Mundial, retrató el sufrimiento que veía por las calles, pintando cuadros de niños que vivían en orfanatos. Creando una serie de 27 retratos conocidos como “Los Niños Llorones”.

A pesar de ello permanecía en el anonimato, su fama como pintor no existía, y optó por hacer un pacto con el Demonio para que sus pinturas alcanzaran celebridad. Estos cuadros pronto se comercializaron por el mundo y a mediados de siglo eran un tesoro muy preciado. A raíz del convenio con el diablo, cosas extrañas empezaron a suceder.

Una de esas terribles situaciones sucedió con su primera pintura. La cual Bragolin habría regalado al orfanato donde se encontraba aquel niño, al poco tiempo, ocurrió un voraz incendio que acabó con todo y todos. Pero extrañamente el cuadro, no sufrió daño alguno. Dicen que el espíritu del pequeño quedó atrapado en la pintura y que este lleva desgracias a todo aquel que lo posee.

Si este cuadro se gira 90 grados, es posible observar una figura monstruosa que devora al pequeño, probablemente por eso muchos lo han tachado la pintura de maléfica.

A inicios de los años setenta, las pinturas se popularizaron y con ello las desgracias y situaciones paranormales. Unos aseguraban que cuando se descolgaba el cuadro, detrás de él aparecían gusanos. Que, invirtiendo el cuadro a la medianoche, se podía hacer un pacto con el Diablo o que si miras con calma, podrás descubrir la misma cara de Satanás plasmada.

Se hablaba de casas incendiadas donde siempre lo único que permanecía, era el mencionado cuadro, colgado en la pared sin un solo rasguño.

Las copias dejaron de realizarse por falta de pedidos, y la gente fue arrumbándolos poco a poco en algún rincón.

Leyenda de los niños llorones

Algunos propietarios grabaron psicofonías en las que se escucha la voz de un niño saliendo del cuadro.

Encuentre más leyendas en: Leyendas

{ 1 comment… add one }
  • lulu

    aaahy por eso yo no compro cuadros uffffffffff

Deja un comentario

Siguiente post:

Anterior post: