Leyenda de las huellas del diablo

La Mañana del 9 de Febrero de 1855 los habitantes en la región de Devonshire, Inglaterra; encontraron sobre la nieve unas misteriosas huellas que se extendían a lo largo de 150 kilómetros. Las marcas semejantes a los cascos de un caballo o pezuñas, presentaban características sumamente extrañas; con dimensiones de diez centímetros de largo por siete de ancho, revelaban una paso aproximado de veinticinco centímetros de largo, todas ellas estaban perfectamente alineadas como producidas por una sola pata y la nieve parecía haberse derretido al contacto, como echas por un hierro al rojo vivo según las afirmaciones de los testigos.

Además no hubo para ellas ningún obstáculo, fueron encontradas en paredes, jardines, techos, cercas, y otros lugares por los que difícilmente podría tramitar alguna criatura real. Debido a lo inverosímil del trayecto y el aspecto de las huellas, pronto, la palabra “diablo” vino a le mente de  los lugareños que se atrincheraron en sus casas invadidos por el terror, evitando salir por las noches y se formando cuadrillas especiales con hombres dotados de armas y perros de caza para tratar de atrapar al desconocido animal causante de aquella locura.

Por supuesto, no hubo forma de pescar a tal criatura aunque se dice que en cierta ocasión los perros encontraron un rastro hasta el bosque cercano, pero al ver la inquietud de estos y sus nerviosos aullidos, los hombres se negaron a seguirlo.

Una semana después tal misterio fue llegó hasta el diario británico London Times;  pero tuvo mayor cobertura por parte del diario “Illustrated London News“. Por supuesto de inmediato se dieron explicaciones racionales para tal suceso, pero una a una fueron cayendo debido a que ningún animal terrestre era capaz de atravesar cercas de más de un metro y caminar por las paredes de forma vertical.

Además el tamaño de las huellas sugería algún ser de pequeña estatura, pero al mismo tiempo de gran peso, también el hecho de que el posible animal causante debía dar saltos en una sola pata, lo que volvía imposible un trayecto de 150 kilómetros en una sola noche, en medio de una tormenta de nieve.

Mientras unos estuvieron conformes con estas explicaciones y las respaldaron además con una historia de alucinaciones en masa, otros tantos atribuyeron el hecho a criaturas paranormales, pero no de tanta seriedad como el Diablo, se pensó entonces en Spring-Heeled Jack, hombres de las estrellas o el espíritu de algún animal.

Leyenda de las huellas del diablo

El caso es que con el paso del tiempo, la noticia se fue olvidando, aunque la mayoría de los habitantes de Devonshire, sigue creyendo que aquella noche nevada, fueron visitados por el mismísimo Diablo.

{ 0 comments… add one }

Leave a Comment