Leyenda de la condesa sangrienta

Su nombre auténtico era Erzsébet Báthory (Isabel, en castellano), más conocida como “La Condesa Sangrienta“, debido a los macabros y sádicos crímenes que cometió, en su búsqueda por conservar la eterna juventud.

Isabel nació en 1560 en la región de Transilvania, pertenecía a una de las familias más adineradas y poderosas de Hungría. Se le dio una educación algo inusual para su tiempo, cuando muchos nobles ni siquiera sabían leer y escribir, ella hablaba húngaro, latín y alemán, también estuvo en contacto desde pequeña con la alquimia y el esoterismo, prácticas ampliamente conocidas por su dinastía.

A los 15 años fue obligada a casarse con el conde Ferenc Nadasdy, gran guerrero conocido como “El Caballero Negro” por su forma tan cruel de dirigirse en la batalla. Se fueron a vivir en el sombrío castillo de Csejthe en los Cárpatos, donde ella pasaba la mayor parte del tiempo en compañía de su odiada suegra Úrsula, durante esta etapa mediante la correspondencia, intercambiaba con su marido técnicas de castigo y tortura, las cuales ella aplicaba con los criados, administrando el castillo con mano de hierro. La ausencia de su marido fue la causa de que Erzsebet buscara refugio en numerosos amantes de ambos sexos de los que pronto se aburrió, buscando entonces entretenerse con prácticas esotéricas. A pesar de esto, el matrimonio tuvo tres hijas y un hijo.

Luego de la muerte de su esposo en 1604, Darvulia, también conocida como “La Bruja del Bosque“, una de las mejores amigas y cómplices de Erzsebet se mudó al castillo. Sin la vigilancia de su marido, la Condesa dio rienda a toda su psicopatía, echó de ahí a su suegra, luego montó un siniestro laboratorio en los sótanos del castillo para dedicarse a las prácticas de magia negra en búsqueda de la eterna juventud, pues para entonces tenía ya 44 años y su enorme belleza se le estaba escapando.

Junto a su mentora, diseñó un aparato de tortura llamado “La virgen de Hierro” una muñeca de tamaño natural que se utilizaba en sus ritos de sangre. Era de metal, con cabellera rubia, joyas, maquillaje y siempre se presentaba desnuda, tenía un mecanismo a modo de cripta donde podía entrar una persona, la parte interna estaba forrada por puñales, ganchos y demás que eran calentados a rojo vivo; al cerrarla la persona sufría el apuñalamiento junto con otros dolores hasta la muerte. Convencida de que la única forma para anular el envejecimiento era bañarse o beber sangre de estas doncellas cometió atroces actos con ayuda de sus sirvientas para obtenerla y disfrutarla. Jo Ilona y Dorko, eran sus fieles ayudantes y las encargadas de buscar a muchachas de entre 12 y 18 años para ponerlas a disposición de su ama, quien bajaba regularmente hasta el sótano para darles mordiscos y masticar la carne arrancada aliviando así sus malestares físicos.

Durante más de 10 años, los campesinos del lugar veían el carruaje de la condesa buscando chicas humildes para prometerles una vida mejor; si se negaban, eran llevadas a la fuerza. La gran cantidad de cadáveres fueron primero enterrados con cuidado en las inmediaciones de la fortaleza pero al final, solo eran dejados en los campos sin ningún problema. A pesar de que la población expresaba su descontento ante tales prácticas oscuras. Erzsebet gozaba de impunidad por su alta cuna, y el cuidado en elegir solo sirvientas y campesinas, que esa época eran menos que nada, lo cual fue distinto tras la muerte de Darvulia, otra vez se quedó sin límites y raptaba también a jóvenes de buena familia y solo así el rey Matyas envió al conde Thurzo para investigar el caso. Cuando el conde él entró con sus soldados en el castillo allí estaban a la vista, cadáveres torturados, sangre derramada y la propia condesa disfrutando de uno de sus depravados baños.

En el juicio, Isabel se negó a declarar, acogiéndose a sus privilegios nobiliarios. Fue condenada a cadena perpetua, tapiaron su habitación y allí vivió emparedada durante casi cuatro años, mientras que sus cómplices murieron ejecutados. Nunca mostró arrepentimiento ni llegó a entender por qué la condenaron. Murió el 21 de agosto de 1614.

Terminaba así la historia de terror de la Condesa Sangrienta a quien sus más de 650 víctimas la llevaron a formar parte en la historia de los asesinos en serie, ostentando el titulo de la peor depredadora que haya tenido la historia del crimen. Todo por una macabra búsqueda de la belleza.

Leyenda de la condesa sangrienta

Actualmente, los documentos existentes demuestran la unión entre la familia Bathory y la de Vlad Tepes (“El Empalador”, aquel que daría origen a la historia de Drácula). Stephen Bathory, fue quien dirigió la misión que devolvió a Tepes al trono en 1476. Además, los antepasados húngaros de este estaban relacionados con el clan Bathory.

{ 6 comments… add one }
  • anonymus abril 23, 2017, 9:54 am

    y se dice que la condesa entonces desapareció, pues entró en el mundo de los muertos, así que su muerte no fue exactamente como lo creen. ES un espíritu que no dejó su cuerpo después de su muerte.

  • anonymus abril 23, 2017, 9:52 am

    De esta historia sin embargo se dice que la muerte de tal condesa, no fue en si aquella.
    Burló al reino de los muertos donde fue capaz de entrar y hacerse la condesa. Una Odish ancestral.
    Pero solo su amuleto la mantenía con furza, pues era donde guardaba cada gota de sangre de las chicas que amasacraba.
    Normalente tenian que ser Omar las infelices, pues eran las brujas que luchaban contra ella.

    • Sara septiembre 7, 2017, 11:28 am

      Jajajajajaja cierto, cierto muy cierto anonymus

  • yessi mayo 30, 2016, 3:41 pm

    si ella y hizo eso por no se hizo el baño de cleopatra

  • Ana Claudia mayo 20, 2016, 8:40 pm

    Wow es magnifico

  • Alejandra sarahi olivares herrera febrero 14, 2016, 9:53 pm

    estas historias son muy aterradoras

Leave a Comment