Leyenda de Baba Yagá

Baba Yagá forma parte de los personajes más representativos en el folclore y mitología eslava, especialmente en Rusia. Se describe como una vieja, huesuda y arrugada con la nariz azul; tiene una pierna normal y otra huesuda lo que le permite moverse con total libertad entre el mundo de los vivos y el de los muertos. Baba Yagá es perversa y cruel, se alimenta con personas, las cuales tritura y desgarra con facilidad entre sus dientes de acero. Aunque su dieta caníbal le hace consumir diariamente grandes cantidades de carne, siempre luce delgada y huesuda.

Cada vez que aparece, el viento sopla salvajemente, los árboles gimen, la lluvia cae y la niebla baja para ocultarla, aunque esto no sirve de mucho ya que una multitud de espíritus suelen acompañarla emitiendo gemidos y chillidos. Ella viaja montada en un caldero y usa la escoba para remar en el aire. Vive en una choza colocada sobre dos enormes patas de pollo, así puede desplazarse por toda Rusia, además tiene una valla adornada con cráneos rellenos de velas.

La casa no muestra una puerta, pero Baba Yaga logra entrar pronunciando el conjuro: —Casita, casita, da la espalda al bosque y voltea hacia mí—. Dentro siempre tiene carne y vino, y le atienden sirvientes invisibles, de los cuales solo pueden verse las manos espectrales.

Cuando alguien logra entrar en su choza, ella pregunta si están ahí por voluntad propia o si alguien los envío. Solo una de estas respuestas sirve, afortunadamente, no tiene poder alguno sobre los puros de corazón ya que ellos están “bendecidos” y protegidos por el poder del amor.

Ella gobierna sobre los elementos, tiene a su servicio al Jinete Blanco, el Caballero Rojo y el Jinete Negro, los cuales controlan el día, el atardecer y la noche. Así que no es solamente una bruja terrorífica, si no que puede usar su sabiduría para aconsejar y dar regalos mágicos a los puros de corazón. Ella todo lo sabe, todo lo ve y todo lo revela a aquellos que se atreven a preguntar. Cada vez que responde a un cuestionamiento, envejece un año y para rejuvenecer bebe un té hecho de extrañas rosas azules, por lo cual recompensa enormemente a las personas que le traen alguna de ellas.

La bruja no admite debilidad, y demanda respeto de todos a su alrededor. Si no se lo otorgan, ¡mata!, no hay segundas oportunidades con Baba Yaga.

Leyenda de Baba Yagá

La influencia de Baba Yaga está aún muy presente, incluso fue culpada de causar el desastre de Chernóbil, otros creen que este accidente la despertó.

{ 4 comments… add one }
  • Marco antonio enero 16, 2016, 11:43 am

    Está buenísima la leyenda

  • Marco antonio enero 16, 2016, 11:41 am

    Está buena la leyenda y la anciana no es del toda mala!

  • Marie marzo 14, 2015, 7:01 pm

    Es un poco impactante y me agrada mucho

  • samanthalazo septiembre 11, 2014, 3:20 pm

    Me gustó ese cuento no está relacionado con otros parecidos me gusta

Leave a Comment