Leyenda de las catacumbas de Paris

Un destino casi obligado para los amantes de lo macabro son: Las catacumbas de París. Un insólito y extraño lugar al que se trasladaron los restos de cadáveres cuando los cementerios de la ciudad se vieron saturados.

Fue en 1777, cuando la explotación de las canteras realizada desde el siglo XIII cobró su factura. La red de túneles excavados a 20 metros de profundidad en la base de las colinas: Montparnasse, Montrouge y Montsorius, puso en peligro los edificios de la superficie, se realizaron entonces investigaciones de riesgo, pero fue hasta 1785, cuando se tuvo la gran idea de trasladar ahí los huesos del cementerio de Les Halles, el cual corría el riesgo de convertirse en un foco de infección, debido al exceso de cadáveres.

Durante quince meses, noche tras noche, millones de huesos fueron trasladados desde distintos cementerios, formando una escena por demás macabra, con aquellos carruajes llenos hasta el tope de restos humanos, los cuales terminaban amontonados en los túneles sin el mínimo cuidado. Fue decisión del Inspector General de Canteras que se colocara todo en forma de muralla, para tomar el aspecto que tienen hoy en día. Además les hizo acompañar de una placa identificando su procedencia. Esta práctica de traslado se realizó hasta 1870, logrando acumular en las catacumbas, los restos de seis millones de parisienses.

Las catacumbas se encuentran muy cerca de la plaza Denfert-Rochereau. La entrada está en la parte Este de la avenida del General Leclerc, donde un extraño cartel advierte: “¡Deteneos! Aquí comienza el imperio de la muerte!”, más de 300 kilómetros de húmedas y fangosas galerías, de las cuales solo se ha destinado para el acceso turístico aproximadamente un kilómetro y medio.

La razón de esto es que las autoridades parisinas descubrieron que se practicaban siniestros ritos, incluso misas negras y actos de satanismo en su interior.

Aquellos que se decidan a entrar, serán recibidos por siniestras calaveras, con mandíbulas desencajadas extendidas en una hilera interminable que conduce a la oscuridad.

las catacumbas de Paris

Además, tendrán la oportunidad de encontrarse con el espectro de una dama vestida de blanco, que de vez en cuando, se aparece ante los turistas despistados que se separan del grupo, aunque tal vez no quieras formar parte de esto, pues según la leyenda, después de este encuentro, al pobre desafortunado solo le queda un año de vida.

{ 0 comments… add one }

Leave a Comment