La Semilla

Cesar y Paola, trataban de formar una nueva familia, llevando ya 3 años de casados sentían la necesidad de comenzar a dejar su descendencia, pero ella temía un poco, desde hacía ya un par de generaciones, las mujeres de su familia tenían complicaciones en el  cuarto mes de embarazo, causándoles un aborto espontaneo. Las pocas que superaban este periodo, algunas de ellas morían en el parto, las sobrevivientes en unos cuantos meses desarrollaban tumores con un tamaño mayor al de una pelota de tenis, no había causa aparente para ello, las mujeres lucían completamente sanas.

Los niños que lograban nacer eran muy delgados, pálidos, enfermizos, de ojos rasgados, con una inteligencia muy desarrollada, al igual que su cabeza, y ciertas manías extrañas. Un tío aseguraba haber visto a uno de ellos asesinar animales y enterrarlos en el patio trasero.

Aun así, la ilusión era mayor y después de comprobar más de una vez, que científicamente todo era favorable y Paola se encontraba 100% sana, se dieron a la tarea de encargar el bebé, tras un par de intentos lo consiguieron, con mucha emoción y cuidado, siguieron el embarazo con mucha atención, pero al cuarto mes exacto, Paola sintió molestias, el dolor era intenso y pareciera que estaba lista para dar a luz, Cesar se acercó al teléfono para llamar al hospital y que estuviesen preparados para recibirla, pero; una brillante luz azul cubrió la habitación mientras Paola flotaba yendo hacia arriba como si no existieran paredes o techo entre ella y su destino.

En unos cuantos segundos se encontraba sobre una mesa fría y plateada, rodeada de personas que no podía distinguir por la intensa luz, la atendieron como si fuera un parto normal, incluso pudo ver que tomaban al bebé para ponerlo luego dentro de una capsula con un líquido naranja.

Al despertar ella estaba en el hospital, había tenido un aborto, por más que insistió en que vio a su hijo nacer la convencieron de que había sido una alucinación.

El golpe fue demasiado duro, y no lo intentaron por una año entero, pero cuando ella se sintió bien de nuevo, le nació de nuevo la ilusión, después de una noche romántica con su marido, quedó embarazada, ella no lo sabía, pero alguien más si… de nuevo esa luz azul iluminó la habitación, su marido parecía estar congelado, mientras ella subía a una nave que se posó sobre el techo de su casa, la pusieron sobre la mesa, unos seres grises, de gran altura, como cabezas desproporcionales a su cuerpo, grandes ojos negros y rasgados, le extraían el embrión, inyectándole la información genética de su raza, pues ellos hacía ya tiempo que no podían reproducirse y tras experimentar con muchas mujeres, descubrieron muy pocas que podían utilizar para sus fines.

La Semilla

Sus bebes se gestaban solo en cuatro meses, por lo cual vigilaban a las mujeres de toda su familia por compartir los mismos genes, en el momento en que quedaban embarazadas, aprovechaban que todo en el cuerpo estaba listo, modificaban el embrión disfrazando con él su semilla para que no fuera rechazado. Cuatro meses después volvían por su nuevo integrante, atendía el parto y esperaban por otro embarazo…

Fuente: Leyendasycuentosdeterror.com.mx

{ 1 comment… add one }
  • JEREMY diciembre 30, 2012, 11:25 pm

    ESTA SUPER INTERESANTE

Leave a Comment

Next post:

Previous post: