La Posesión de Karla

Un par de jovencitas aburridas de la insípida vida diaria que estaban experimentando, decidieron de pronto divertirse de una manera algo peculiar, sin investigación previa, comenzaron la práctica del espiritismo con las pocas cosas “aprendidas” en las películas y los chismes que habían podido escuchar.

Lo más sencillo a su parecer fue “jugar” con la Ouija, colocaron sobre la mesa, letras en cartoncitos hechas por ellas mismas, formando un círculo rodeado de velas, y en medio el vaso con el cual pretendían obtener las respuestas deseadas. Después de varias preguntas Karla se fastidió al no obtener ninguna señal de que aquello funcionara, se levantó con enojo, queriendo destruir el tablero improvisado, -Hay que hacerle más preguntas– dijo Ana –Esta bien pero si no funciona, ¿me dejas destruirla? – respondió la otra joven y un leve viento helado les causo escalofríos, se escuchó en la madera un pequeño roce… las dos voltearon de prisa, para ver con un poco de asombro que el vaso se movía por la mesa, hasta la palabra “NO” en respuesta a su intención de destruir la Ouija.

Entonces las dos jóvenes, con risas en sus rostros, caminaron hasta la mesa, colocaron sus dedos sobre el vaso, lanzaron una imprudente pregunta -¿Estás vivo?- y tras el encanto de las chicas la respuesta fue dada con más rapidez, -“NO”- a lo que rápidamente con tono burlón Karla dijo –Si algo de esto es verdad, pues manifiéstate ante nosotras-.

Un inmenso silencio invadió la habitación, se sentía un ambiente tenso, el viento abrió la ventana bruscamente, y las chicas dieron un grito tremendo al ver cruzar por ella una sombra, que las hizo correr hasta la puerta, y después caer de rodillas riendo al ver que era el novio de Ana que entró a escondidas, seguido por un amigo.

Karla se hizo acompañar por el segundo chico hasta la cocina, para preparar palomitas y así dejar a los enamorados solos. Pasados algunos minutos, Ana se sintió un poco incomoda al no ver regresar a su amiga, y bajaron a buscarlos.

Al borde la de la escalera, pudieron ver un charco de sangre, y un rastro de que algo fue arrastrado, un poco asombrados, siguieron las huellas, hasta la cocina, donde estaba tirado el cuerpo agonizante del visitante, al parecer quería decirles algo, pero no podían entenderle, pues se atragantaba con la sangre, sus ojos se abrieron de par en par y fue entonces que los dos asustados jóvenes, voltearon hacia arriba, para ver a Karla, pegada a la pared como si fuera una araña, en posiciones demasiado extrañas para un cuerpo humano, que saltó sobre ellos intentado asesinarlos con un ensangrentado cuchillo que sujetaba fuertemente en la mano.

La Posesión de Karla

Los dos jóvenes lograron huir, con algunas pequeñas heridas, y Karla se encuentra internada en un hospital psiquiátrico, pues aunque en momentos se muestre perfectamente lucida y no recuerde los que pasó, hay ocasiones en que el espíritu que invocaron con la Ouija la posee de nuevo, queriendo asesinar a quien tenga cerca.

Más relatos interesantes en: Leyendasycuentosdeterror.com.mx

{ 2 comments… add one }
  • adrianita noviembre 13, 2012, 3:12 pm

    esta bien asustadora

    • admin noviembre 13, 2012, 3:17 pm

      Siii, sin embargo me gusto jejej, espero a tí tambien Adrianita 🙂

Leave a Comment