La noche en día, abducción

Tengo un amigo que visito cada fin de semana en el hospital, pero en el ultimo año ya no habla conmigo, los primero días me contó con detalle lo que había pasado y lo voy a compartir hoy.

Felipe estudio para ingeniero agrónomo, en su ultimo año de prácticas en el campo le ocurrió algo que lo cambió para siempre. El ganado comenzó a desaparecer, no era una cabeza o dos por noche, se contaban en decenas las desapariciones en diferentes ranchos en los alrededores. Por lo cual se montaron guardias las 24 horas, en su guardia Felipe escuchó un leve ruido como el de una navaja rompiendo el aire, pero no podían ver nada, el sonido era apenas perceptible pero los perros se volvían locos ladrando con miedo.

Los ladridos despertaron a muchas personas que de inmediato se unieron a la búsqueda de aquello que alteraba tanto a los animales. Todos con rifles y lámparas en mano se internaron en las siembras que eran densas y altas cubriéndolos por completo, se comunicaban a gritos, uno de esos gritos alertó a los demás:

-Aquí anda alguien, córranle –, siguiendo la voz todos fueron hacia allá para seguir al extraño, que corría muy rápido, y no movía las plantas, después de un rato de persecución aparentemente lo rodearon pidiéndole salir… sin respuesta un grupo de cinco se adelantó a los demás para sacarlo de entre las ramas… pero en lugar de eso solo se escucharon gritos de terror  que paralizaron a los demás al ver que de los cinco solo uno volvió para desmayarse frente a ellos después de vomitar…

Dieron un disparo al aire, una intensa luz casi cegadora, iluminó todo el campo, convirtiendo la noche en día, cuando las pupilas de todos se adaptaron a la luz se dieron cuenta que estaban rodeados, por seres humanoides, de baja estatura, delgados, con piel gris, dedos largos, sin ropa, y que en el rostro solo podían apreciarse grandes ojos negros…  alguien levantó su rifle para dispararle a los seres, pero de inmediato su arma fue arrebatada por una fuerza desconocida que venía de arriba hacia donde voltearon todos, una serie de varias luces de colores se activó y los acompañantes de Felipe fueron desapareciendo entre ellas uno a uno. Cuando Felipe despertó, se encontraba desnudo en un campo a 6 estados de distancia, con su cabeza rapada,  hileras de 3 agujeros en su cabeza, y marcas lineares por todo su cuerpo.

Entre delirio y miedo el relataba que estuvo todo el tiempo en una mesa, donde podía ver a alguno de sus compañeros, los seres grises tomaban muestras de sangre, uñas, cabello, incluso de cada uno de sus órganos, los taladraban con brocas de diferentes tamaños para alcanzar lo que había en el interior, él estaba conectado a varias zondas por las cuales le introducían fluido de colores en el cuerpo, que los sentía quemar todo su interior mientras los recibía, el dolor a veces lo hacia convulsionar hasta desmayar y cuando despertaba con la boca llena de espuma, ellos seguían ahí, picándolo constantemente con agujas.

La noche en día, abducción

No sabe cuando tiempo pasó ahí, pero le pareció eterno, entre ver que a sus compañeros le sacaban los órganos y el dolor que sintió todo el tiempo aunado al miedo por los horribles ojos de las criaturas, hasta hoy, le hacen tener pesadillas, temor a la noche y desconfianza del mundo que lo rodea.

Fuente: Leyendasycuentosdeterror.com.mx

{ 0 comments… add one }

Leave a Comment

Next post:

Previous post: