La niña del helado

Caía la tarde, y poco hacía por levantarme de la cama, creo que llevaba así más de un mes; no tenía ánimos de nada, solo quería dormir, no recuerdo tampoco haber probado bocado sin que alguien me obligara. Parecía estar hundida en una depresión muy profunda.

Todo cambió el día en que mi hija entró a la habitación, cantando y saltando como acostumbraba hacerlo, me pidió ir por un helado, y yo acepté sin dudar. Solo lo hice por pasar un tiempo con ella, no me apetecía tomar un helado con el clima tan extrañó que apreciaba a través de la ventana. El sol se perdía entre las espesas nubes negras, el viento soplaba furioso arremolinando las hojas secas que recogía del suelo, su ir y venir era tan brusco que hacía a los mismos arboles temblar de miedo, susurrando lamentos…

Al salir de inmediato sentí aquel frio que llega hasta los huesos, haciéndolos crujir cual rama vieja. Apenas podía moverme, paso a pasito, pero mi hija saltaba como conejo, de aquí para allá, entonces noté algo aún más extraño que el clima, y es que no había gente en las calles, ni un auto, tampoco vi algún perro o gato de esos que solían vagabundear por el vecindario.

Seguí caminando tratando de encontrar alguna señal de vida y en un momento me sentí tan asustada que pregunte a mi hija:
¿Estas segura que no prefieres un chocolate caliente?. Pero ella no respondió; volteé de inmediato y tampoco estaba a mi lado, tal vez quería jugar a las escondidillas pero yo no tenía humor, además ese no era el lugar, así que la llamé a gritos, con más preocupación que enojo, sin embargo, ella no respondió. La desesperación comenzaba a invadirme el cuerpo y la mente, el viento parecía actuar a la par de mi estado anímico, soplaba más fuerte, se volvía más frio, azotaba puertas y ventanas y también gemía conmigo.

De pronto me sentí algo tonta por mi ataque de pánico, tal vez ella había regresado a casa, ni siquiera alcanzamos a doblar la esquina, pudo volver por su abrigo. Así que fui de regreso también. Al abrir la puerta efectivamente ahí estaba ella, con su linda sonrisa chantajista de cuando se le ocurren travesuras, corrí a abrazarla como si no la hubiese visto en mucho tiempo, su cercanía me hizo hasta derramar las lágrimas, la apretaba muy fuerte, no quería soltarla, pero su cuerpo estaba gélido, me levanté rápido para ponerle su abrigo, y me quedé pasmada al no encontrar su reflejo en el espejo.

No entendí lo que estaba pasando, podía verla perfectamente justo frente a mis ojos, pero al voltear al espejo ¡nada!; ella notó mi preocupación, de inmediato pregunto: —Mami ¿qué pasa?, no quise asustarla, además ni siquiera sabía que decirle, así que solo la abracé, la abracé como nunca, con todas mis fuerzas… en un instante ella dijo:
—¡Basta mami!, me estas mojando—, por un momento pensé que se quejaba de mis lágrimas, pero también sentí la blusa empapada, la separé de mi con un solo movimiento, y vi llena de horror que ambas estábamos cubiertas de sangre, pero era de su pecho de donde brotaba. Las dos entramos en pánico, yo le aseguraba que todo estaba bien y ella quería saber lo que estaba pasando.

En un momento, sus piernas se quedaron sin fuerza, la tomé en mis brazos para que no se golpeara al caer y terminamos en el suelo, poco a poco mis brazos sentían menos peso, y su cuerpo se fue desvaneciendo ante mis ojos, la cabeza me daba vueltas, no comprendía, ¿qué estaba sucediendo?, ¿qué le pasaba a mi hija? sentí que mi cordura salía por la puerta, en mi mente revoloteaban mil imágenes, sonidos y pensamientos, los cuales me hicieron recordar que mi hija murió, y era la razón por la cual me encontraba deprimida.

Niña del helado

Quise apretarla fuerte con mis manos para que no se me fuera de nuevo, pero era tarde, ella se había desvanecido por completo. Ahora espero con ansia los días nublados y con viento, porque tal vez ella vuelva a cruzar por la puerta pidiéndome un helado.

{ 2 comments… add one }
  • majo Julio 28, 2016, 8:32 pm

    me encanto ella no le da miedo si es su hija no le va a hacer daño

  • Marco Enero 5, 2016, 1:16 pm

    Está buenísima algo triste pero buena

Leave a Comment