La leyenda del Doctor Strange

Stephen Strange vivió en Nebraska en la granja de sus padres hasta su adolescencia al lado de sus dos hermanos menores. Años más tarde se fue a vivir a Nueva York con la esperanza de convertirse en un neurocirujano.

Cuando Strange tenía 19 años regresó a Nebraska para pasar el periodo vacacional al lado de su familia. Un día salió a nadar con su hermana, quien desafortunadamente sufrió un calambre mientras realizaba dicha actividad, lo que ocasionó su deceso.

Este hecho marcaría la vida de Stephen para siempre. De regreso en la universidad, concluyó su carrera en muy poco tiempo. Después ingresó a uno de los hospitales más prestigiosos de la Gran Manzana como residente.

Los años transcurrieron hasta que otra tragedia llegó a su vida. Esta vez fue su madre quien falleció. El Doctor Strange para ese entonces ya era un médico muy exitoso y respetado. Sin embargo, tenía un grave defecto, era demasiado arrogante. Es decir, solamente se dedicaba a atender los casos que le interesaban.

Luego se enamoró de una muchacha, pero la relación no prosperó debido a que Strange no estaba dispuesto a cambiar su forma de ser. Por si esto fuera poco, sólo dos años después de la pérdida de su madre, Stephen se enteró de que su padre estaba gravemente enfermo.

Como no quería enfrentarse una vez más a una pérdida de un miembro de su familia, se negó a visitarlo en su lecho de muerte.

Luego de que su progenitor pereciera, Víctor el hermano menor del Doctor Strange fue a buscarlo a su domicilio con el objeto de recriminarle el no haber ido a ver a su padre mientras estaba aún con vida.

Esa misma tarde Víctor moriría en un terrible accidente automovilístico. Al enterarse de eso, Stephen sintió una vez más que la culpa y los remordimientos se apoderaban de él. Llevó el cuerpo de su fraterno a una clínica de criogenia, en donde lo dejaron en animación suspendida, esperando algún día encontrar la cura para traerlo de nuevo a la vida.

Años después el Doctor Strange sufrió un aparatoso accidente de auto, el cual lo dejó con sus manos prácticamente inutilizables. Obviamente eso puso fin a su carrera como cirujano. Sin embargo, al tratarse de una persona sumamente orgullosa, jamás aceptaría convertirse en el asistente de nadie, por lo que gastó sus ahorros en encontrar un tratamiento para sanar sus lesiones.

De esa manera fue como escuchó hablar del “Anciano”, un hombre que vivía en un monasterio. Cuando arribó al sitio y le pidió al hechicero que lo curase, este se negó argumentando que no podía ayudarlo.

En eso estaban cuando el Anciano fue atacado por magia del espacio. No se sabe qué fue lo que impulsó a Strange a socorrerlo, pero el caso es que después de esta acción, el sabio decidió entrenarlo para convertirlo en su sucesor.

Actualmente el Doctor Strange sigue sin dedicarse a la medicina, ya que se convirtió en el “Hechicero Supremo” y en un guardián de la tierra. Si quieres saber más acerca de la leyenda del Doctor Strange, recientemente se estrenó una película producida por Marvel Studios en la que es interpretado por el actor británico Benedict Cumberbatch.

{ 1 comment… add one }
  • Carmelo febrero 28, 2017, 7:13 am

    ahhh la película es muy buena.

Leave a Comment