La carroza de la muerte

Rodrigo era un verdadero patán con su madre, habiendo aprendido esa actitud de su padre, tenía todas las tablas, una de las tantas noches que se le ocurrió llegar borracho a casa, fue a curar la embriaguez con su pobre madre, una señora ya muy acabada, no por la edad, si no por los malos tratos de la vida y el trabajo duro. El muy desconsiderado llegó borracho, gritando, pateando y maldiciendo, le echaba en cara a la pobre vieja lo mucho que había tardado en morir. Los vecinos escucharon un poco de la discusión y a sabiendas de lo indefensa que estaba la mujer, ellos mismos se encargaron de echarle al mal hijo fuera de la casa.

Al siguiente día, las metiches y chismosas del barrio, hicieron su reunión obligada en la esquina de la calle, para contarse a unas a otras mil versiones diferentes de la misma historia, pero solo una de ellas, crispo los pelos de los demás. La más persignada santurrona del grupo, dijo que había escuchado transitar por las empedradas y angostas calles a la mismísima carreta de la muerte. Aquella a la que no le rechinan las ruedas, si no que se oye en cada vuelta el lamento de un alma torturada.

Estaban todas muy consternadas, cuando Rodrigo aun hundido en su borrachera, apareció para seguir el escándalo, pateaba la puerta de la casa reclamando a su madre haberlo ido a buscar hasta la casa de su compadre donde se había quedado. Pero eso no era del todo cierto, ya que después de la escena del día anterior, la vieja había quedado en cama, y era hora que no se levantaba.

Fue entonces que el grupo de las chismosas le advirtió el peligro que rondaba por las calles, pues cuando la carroza de la muerte anda cerca, no se debe salir a la calle, y él tan acostumbrado a la vagancia, fácilmente podría ser confundido con la persona que la muerte andaba buscando y ganarse un corte de su guadaña. Pero así como era el chico de briago, también lo era de incrédulo e irreverente, y solo se rio de las viejas gallinas y sus supersticiones.

Por la noche cuando todos se había atrincherado ya en sus casas, por si o por no, uno nunca sabe, lo único que se escuchaba por las calles, era la fiesta del borrachín Rodrigo, cantaba muy alegre, bien fuerte para que todos lo escucharan, pero de pronto un horrible grito horrible rompió el silencio de la noche nerviosa, un viento fuerte sopló y abrió de una todas las puertas y ventas de las casas en esa calle.

Rodrigo corría con la quijada desencajada y entonando aun aquel lastimero grito. Quienes pudieron verlo de cerca, dijeron que llevaba una mueca de terror en los ojos, pero no quisieron averiguar más ya que a muy corta distancia se oían los conocidos quejidos de la carreta de la muerte, hasta podía sentirse el calor del fuego que los caballos llevaban en sus fauces.

La carroza de la muerte

Dicen que encontraron a Rodrigo en el portal de la casa de su madre, había rascado la puerta queriendo entrar, pero la pobre vieja estaba en cama por su causa, si él no hubiese sido tan grosero, ella seguramente lo hubiera salvado aquella noche.

{ 1 comment… add one }
  • ani Marzo 23, 2016, 6:23 pm

    Era una noche oscura, me levante y me vi en el espejo, cuando escuche un ruido, asi q voltie y volvi a ver el espejo, depronto lo escuche otra vez, no voltie pero la del espejo si….

Leave a Comment