Historias de terror origen

Como su nombre lo indica, las historias de terror tienen la meta de generar en el individuo que las lee o las escucha una cantidad indescriptible de sentimientos que invariablemente terminan desencadenando un miedo desenfrenado.

Dado a que las historias de terror poseen un carácter macabro y lúgubre, este género literario no es recomendado para personas sensibles o que sencillamente se asustan fácilmente, ya que el pavor que experimenta la persona podría alcanzar un punto fatídico, es decir, llevarlo a la muerte provocada por un infarto fulminante. Claro que esto únicamente llegaría a suceder en un caso extremo.

En más de una ocasión, las personas que llegan a escuchar este tipo de relatos, argumentan que ni su tramo inicial ni su desenlace, les provocaron el más mínimo temor. Sin embargo, no por ello esas crónicas deben ser apartadas del género, ya que seguramente cuentan con elementos característicos como los que a continuación se enlistan:

– Los protagónicos frecuentemente son maleantes u homicidas.

– Más que enfocarse en cuestiones relacionadas con la violencia física o verbal, se dedican a describir a detalle situaciones o escenarios con el fin de que se cree una “atmósfera” que inunde el lugar por completo.

– No profundiza en aspectos concretos de los personajes, debido a que no interesa que conozcamos pasajes de su vida pasada, sino lo que se encuentran realizando en este momento.

Historias de terror origen

Por esto y por muchas razones más, las historias de terror son apreciadas mayoritariamente por jóvenes e infantes. Tal vez porque en ellos, muchas de las sensaciones no se encuentran totalmente desarrolladas y la lectura de estos textos puede ayudar a agudizar los sentidos.

Más historias de terror en cuentos de terror

{ 0 comments… add one }

Leave a Comment