Leyenda de Futakuchi onna

La Futa-kuchi-onna (二口女, mujer de dos bocas) es un yōkai antropomorfo, una criatura de la mitología japonesa. Que deriva de una mujer afligida por una maldición o enfermedad que es castigada por medio de una segunda boca, incrustada en el cráneo, debajo del cabello.

Esta segunda boca, es completamente funcional y normalmente idéntica a la primera, pero dotada de vida propia, y dedicada a atormentar a su dueña. Pronuncia insultos y demanda alimentos, si sus exigencias no son cumplidas, da alaridos que causan un tremendo dolor y consigue lo que quiere por sí misma, utilizando los cabellos de la mujer como tentáculos. Tiene tal poder que puede llegar a sugestionar a la mujer para que cometa cualquier tipo de acción.

Cuentan las leyendas que esta maldición suele caer sobre aquellas mujeres que se niegan a comer y a causa de esto enferman. Entonces aparece la segunda boca en la parte posterior de la cabeza para evitar la muerte de la “anfitriona” comiendo el doble de lo que coma la mujer.

También es un castigo para las madrastras que no alimenta a sus hijastros y sólo dan de comer a su propia descendencia; si el hijastro muere entonces el espíritu del difunto entra en ella, en su cabeza, para atormentarla murmurando cosas, y haciendo crecer una segunda boca que comerá mucho más de lo que le fue negado en vida. De igual manera, esto puede sucederles a las madres egoístas, que solo se alimentan a sí mismas y no a sus hijos.

Se cuenta también que hace mucho tiempo, vivió un artesano muy tan tacaño que se negaba a casarse pues no quería alimentar una boca extra. Pero un día supo de una bella mujer que apenas comía un grano de arroz al día, y se casó con ella. Sin embargo, sus reservas de arroz disminuyeron mucho desde el casamiento, por lo que espió a su esposa, solo para descubrir que su pelo se transformaba en dos serpientes y que estas alimentaban a una segunda boca. La cual se alimentó con él, al ser descubierta.

Otra versión no tan difundida cuenta que la esposa de un leñador recibió un hachazo por accidente mientras él trabajaba; la mujer no murió y la herida nunca sanó, solo se convirtió en una boca viviente.

Leyenda de Futakuchi onna

Sea cual sea su origen, el caso es que estas mujeres pasan desapercibidas, tienen una apariencia normal, nadie podría imaginar que llevan consigo una segunda boca animada por un espíritu vengativo, que la atormenta sin descanso.

{ 3 comments… add one }
  • Valeria Maria Brito junio 17, 2017, 1:24 pm

    Que miedo pero algo un poco raro , y a la ves chido

  • lola jelsa octubre 29, 2016, 8:52 am

    Es algo raro pero da miedo

  • maria jose septiembre 7, 2014, 9:42 am

    pipe quiero quie me da

Leave a Comment