Leyenda del pueblo maldito de Ochate

Ochate es un pueblo abandonado situado en el área del Condado de Treviño (Provincia de Burgos), en la comunidad autónoma de Castilla y León. Está a 33 km de la ciudad de Miranda de Ebro y a 14 km de Vitoria, es inaccesible para los coches, por lo que es necesario ir a pie por un camino de tierra alrededor de 20 minutos para llegar hasta ahí. El lugar solo muestra restos de unas pocas casas, una torre de la antigua iglesia de San Miguel y ruinas de la Ermita de Burgondo, pero aun así, ha ganado fama debido a los fenómenos paranormales que manifiesta.

Ochate, u Otxate (en euskera), parece traer el misterio en su propio nombre, puesto que se traduce del euskera como “puerta secreta” o “puerta del ruido”. La primera referencia escrita sobre Ochate se encuentra en la Nómina de San Millán, del año 1025, donde el pueblo es referido como Gogate. En el siglo XIII aparece en la lista del Obispo Aznar como “Chochat”, y tras un abandono de más de dos siglos se repuebla en 1522 ya como Ochate, llegando a su máximo poblacional en 1830, es a partir de ahí cuando comienza su declive y su particular maldición.

En tan solo una década (1860-1870) la población fue disminuyendo hasta desaparecer presa de una seria de epidemias, empezando con viruela, pasando por tifus y finalmente el cólera. Lo raro en todo esto, es que las plagas solo afectaban al pueblo de Ochate, y no a las comarcas vecinas con las que mantenían contacto habitual.

Antes de la última peste, hubo también desapariciones, como la del párroco Antonio Villegas, un día lo vieron subir por la ladera hacia la ermita de Bergondo, pero después no encontraron ni rastro de él. Lo mismo sucedió con un agricultor, solo encontraron en su casa la comida a medio hacer, y todas sus pertenecías. Ese mismo día, otro agricultor apareció en el sendero que conduce al pueblo totalmente calcinado.

Ochate quedó olvidado en medio de la nada por mucho tiempo, pero, en 1981 todos voltearon su mirada hacia aquel pueblo muerto, cuando Prudencio Muguruza, fotografió una especie de fogonazo que iluminaba la antigua y derruida ermita de Burgondo, lo cual diera pie a un artículo de “Mundo desconocido”, relacionando la historia con un supuesto OVNI.

Desde entonces, el pueblo comenzó a recibir vistas de investigadores y curiosos, de los cuales se han recogido testimonios, entre los cuales se mencionan pisadas, manos invisibles que tocan a las personas, bramidos, y una seria de inquietante psicofonías, en las que una niña dice —¡Fuera!— y una mujer los invita a cerrar la puerta, siendo esto último relacionado con el nombre del lugar que hace también referencia a una puerta, la que muchos afirman pudiese ser dimensional y la causa de tantos fenómenos inexplicables que lo rodean..

También un investigador se suicidó en Ochate, para después manifestarse frente a sus amigos en su forma fantasmal, ese mismo año, un joven vio humanoides de tres metros, con ceñidos trajes y cabezas ovaladas, presencias que también se hicieron notar ante un par de personas más. El último caso, involucra a la tercera compañía de carros blindados de las fuerzas armadas de la base militar de Araca, que estuvo perdida e incomunicada, a causa de una espesa niebla que les impedía establecer contacto, aunque solo tuviesen 300 metros de separacion.

Leyenda del pueblo maldito de Ochate

Los vecinos de poblaciones cercanas coinciden en que Ochate está marcado por la desgracia desde siempre. Y los seguidores de lo paranormal lo han convertido en un lugar de peregrinación desde hace treinta años, siendo considerado uno de los parajes más misteriosos de España, pues este lugar tiene de todo: apariciones fantasmagóricas, OVNIS, encuentros cercanos, leyendas míticas, misterio, psicofonías…

{ 1 comment… add one }
  • nahuel junio 24, 2014, 8:13 pm

    NO LA LEI TODA ES MUYYYYYYYYYYYYYYYY LARGA PERO ME PREGUNTO SI ESTARA BUENA LA HISTORIA

Leave a Comment