El Blue Hole Dahab, cementerio de submarinistas

El Blue Hole, en Dahab (Egipto) es uno de los lugares de buceo más peligrosos del mundo. Conocido por los profesionales como “el cementerio de submarinistas“, por la gran cantidad de cadáveres que se acumulan sobre el fondo.

Se trata de una laguna de coral conectada a mar abierto a través de un enorme arco azul de 26 metros, el cual es precisamente la causa de tantas muertes, pues para acceder a él los submarinistas deben descender 52 metros y una vez allí ascender nuevamente hasta la superficie del mar.

El lugar es muy visitado por su espectacularidad, la dificultad técnica de la inmersión y por su facilidad de acceso, ya que se localiza a pocos metros de la costa. Sin embargo, debido a la orientación de la cueva, muchos buceadores no encuentran la entrada y siguen avanzando hacia el fondo. Convirtiendo así su camino en un descenso hacia la muerte.

Los buceadores pierden la referencia y siguen descendiendo hasta precipitarse sobre un lecho marino donde se encuentran con los restos humanos y equipos de aquellos que intentaron la hazaña antes que ellos. Los cuerpos siguen ahí por lo complejo que resulta su rescate y por el precio tan elevado que esto conlleva, si las familias no pueden cubrirlo, los cadáveres simplemente se quedan ahí.

El accidente de Yuri Lipski, un buceador israelí de origen ruso, es uno de los más famosos y mejor documentados, pues él llevaba una cámara en el casco, y filmó su propia muerte en una vertiginosa caída hacia el fondo del abismo. Otra de las víctimas fue la buceadora argentina Barbara Dillinger, quien sufrió un ataque de pánico durante la inmersión y salió a la superficie demasiado rápido causando descompresión.

Aunque no encontró directamente la muerte en el Blue Hole, la maldición de este la siguió aun después de salir, durante su traslado en ambulancia a la cámara hiperbárica de Sharm el Sheij, la botella de oxígeno del centro de buceo se acabó, las de la ambulancia estaban vacías, y por si fuera poco el vehículo se quedó sin combustible. Cuando finalmente llegaron a su destino, Dillinger estaba muerta.

Leyendas Blue Hole

Aunque el gobierno egipcio reconoce tan solo alrededor de 40 muertes, se sabe que están más cercanas a la centena y el numero ira en aumento, pues el lugar no pierde su atractivo para los buscadores de aventura. Y los submarinistas que flotan en el fondo, seguramente quieren tener consigo a sus colegas.

{ 1 comment… add one }
  • juli diciembre 14, 2015, 11:34 am

    exelent♣

Leave a Comment