El anillo del brujo

Nadie pudo entender la decisión de aquel hombre, que al haber obtenido la vida aparentemente perfecta, lo dejó todo para refugiarse en una cabaña apartada allá en las montañas. Se llevó con él a su joven esposa y tres hijos, cortando todo contacto con el resto de la humanidad.

Pasaron los años en completa soledad, tan solo ellos, cinco; hasta que lo atrapó la vejez y la enfermedad, en su lecho de muerte, luchaba por tener el tiempo suficiente de contarle a sus hijos el terrible secreto que lo llevó al éxito, aquel mismo que se convirtió en la razón de su aislamiento.

Les dijo entonces que poseía el anillo del brujo, un poderoso objeto capaz de conseguirle todo lo que deseaba, a cambio del alma de un hombre bueno, les confesó cuanta gente sacrificó para sus propios fines, ya que ni siquiera los conocía, el propio anillo las buscaba, pero estaba muy arrepentido de ello.

Por eso permanecía lejos de todo, así no añoraba nada más que su simple existencia, y el resto de las personas estaban salvo. No se deshizo del anillo, pues no quería que alguien más lo tomara e hiciera sufrir a inocentes, así que se había convertido en su guardián. Esperaba que sus hijos siguieran su camino, pero estos tenían otra cosa en mente.

En cuanto supieron dónde estaba, quisieron probar su eficacia; pelearon por él, se hirieron, hasta que solo uno quedó vivo y puso en su dedo el anillo. Pero en ese instante un terrible ardor corrió por todo su cuerpo, quemándolo desde adentro, enormes llamas le salían por cada poro, provocando un terrible dolor, pero manteniendo la piel intacta. Se retorcía y chillaba, ante la sensación de que algo invadía su cuerpo, en unos instantes, también estaba muerto en el suelo.

El anillo no debía usarse, bastaba con dirigirse a él para pedir deseos, solo un alma buena se requería para hacerlo funcionar, pero un alma retorcida servía para que el brujo volviera a la vida.

El anillo del brujo cuentos de terror

Lo hizo en el cuerpo del ambicioso muchacho, y bajó de la montaña a conocer el nuevo mundo, y esparcir de nuevo su reinado de terror.

{ 0 comments… add one }

Leave a Comment