El Agua de Vida

Tras la muerte de un tío lejano que ni siquiera tuvo el gusto de conocer, Gerardo heredó una de sus propiedades, una gran casa, en medio de un predio enorme, que aunque estaba algo descuidada valía más de lo que él y su pareja podían soñar. Con la terrible situación económica que vivían, no dudaron en vender su casa para mudarse a aquella enorme construcción y restaurarla ellos mismos, con la idea de venderla al mayor precio posible.

Lo primero que hicieron fue recorrer la casa por completo para saber que tanto trabajo les constaría, al menos no había mucho que sacar, la falta de muebles era evidente. Pero para su sorpresa el sótano, que era dos veces el tamaño de la casa, estaba lleno de barriles, y botellas de licor, que probaron con gusto.

Fueron tantos los tragos que dieron esa noche, que quedaron dormidos ahí mismo, y se despertaron a media noche, porque las luces de toda la casa se apagaban y encendían, como si hubiese un gran corto.

Tras varios días trabajaron en la restauración, hicieron una gran fiesta con todos sus amigos y algunas otras personas interesadas en comprar la propiedad, sirvieron el vino de los barriles, esa noche se acabaron más de seis, y al terminar la reunión estaban muy contentos por las ofertas recibidas, cuando uno de los meseros les dice que no han podido aun sacar los barriles porque están muy pesados, que necesitaban una mano, entonces un par de amigos que aun seguían en la casa acompañaron a Gerardo hasta el sótano, tomaron entre todos el barril, pero este se les cayó, y al romperse, vieron con espanto que lo que seguía dentro era el cuerpo de una jovencita, rompieron los demás barriles vacios, y encontraron más gente muerta en ellos.

Todos estaban en la misma posición, acurrucados como bebé en el vientre y debajo de los barriles había fechas, que se marcaban desde los 1500 hasta el 2000.

Cuenta la leyenda que revisando en las pertenencias de su tío encontraron un diario, en el cual descubrieron que había vivido más de 500 años gracias a aquella Agua de Vida que el mismo preparaba, que había suficiente para que una familia completa tuviera el mismo destino que él, así que Gerardo volvió a reunir a todos aquellos que esa noche presenciaron el contenido de los barriles, les ofreció la inmortalidad a cambio de su silencio y todos aceptaron, ahora curan todos sus males, bebiendo la vida de alguien mas.

El Agua de Vida

Más relatos interesantes en: Leyendasycuentosdeterror.com.mx

{ 0 comments… add one }

Leave a Comment

Next post:

Previous post: