Del otro lado de la linea

Se cuenta que una amarga historia es la causa por la cual la enorme casa de la colina no ha sido comprada o alquilada en muchos años. Y es que muchos saben lo que ocurrió ahí, y pronto nos contaremos entre ellos.

Vivía en aquella casa un matrimonio de gente ocupada e importante que tenía tres hijos, debido a que eran personas con muchos compromisos sociales, dejaban a sus pequeños con una chica a la que habían contratado tiempo atrás. Esa noche estaba cuidándolos así que jugó un rato con ellos y después de dormirlos fue a la cocina, preparó palomitas y se dispuso a ver una película. Al pasar unos minutos escuchó el teléfono sonar: — Buenas noches, ¿con quién desea hablar? – tras no obtener respuesta insistió: – Hola, ¿me escucha?…¿hola? -. Lo único que podía escuchar era una respiración acompañada de una especie de risa contenida. Tal episodio la hizo enojar así que azotó la bocina contra el teléfono y continúo viendo la televisión.

Una y otra vez seguía sonando el teléfono y aquella risa de fondo se repetía. Cuando perdió la paciencia, llamó a una operadora de la Policía. La operadora, le dijo que habían introducido una derivación de su línea en la central y todo lo que ella tenía que hacer era entretener al desconocido para que en la central tuvieran tiempo de localizarlo.

El teléfono sonó quince minutos después, esta vez se escuchaba una carcajada histérica, sádica. —¡Deje de reír!…¡¿Qué le he hecho yo?!, ¡¿Por qué me hace esto?! —dijo la chica al borde del llanto. Pero el hombre no hacía más que reírse cruelmente. La chica no resistió y colgó. En cinco minutos el teléfono sonó de nuevo, se negaba a contestar, pero algo más fuerte que ella la obligo a hacerlo: – Habla la Policía. ¡Salga inmediatamente de la vivienda! Las llamadas que recibía vienen de la otra línea de la casa en que está. Hemos mandado una patrulla, ¡salga ya! –. Parecía que aquellas palabras se hubieran llevado sus fuerzas, pues el teléfono se le cayó de las manos y gotas de frío sudor resbalaban por su frente empalidecida por el susto. Quería correr pero sus piernas no respondían, sólo temblaban y temblaban…

Cuando pudo reaccionar corrió con desesperación hacia la escalera para recoger a los niños que estaban en la planta de arriba, pero la misma carcajada sádica del teléfono la detuvo en seco. Al final de las escaleras, junto a la puerta del cuarto de los niños estaba un hombre alto, de frente amplia, cabello rizado y gris. Con un traje blanco como el de los pintores, pero lleno de manchas rojas y en su mano derecha el hombre sostenía un enorme cuchillo ensangrentado.

El terror que sintió fue tal que quiso gritar y no pudo, tropezaba mientras intentaba llegar a la puerta de salida, esa horrenda carcajada de fondo, sonaba cada vez más fuerte a medida que el asesino se acercaba con una lentitud tan extrema como cruel y premeditada. Gracias a Dios consiguió por fin llegar a la puerta y salir, un coche de la policía venia ya por el camino.

La Policía entró en la casa pero nunca encontraron al hombre, solo una terrible escena, que seguramente recordarán toda su vida, las paredes estaban cubiertas de manchas de sangre, los chicos desmembrados, los había decapitado y se llevó los ojos como recuerdo. El sujeto los había amordazado, así los gritos de sus víctimas no sonarían en toda la calle, cualquier pequeño ruido que pudieran hacer la niñera no lo escuchó por el volumen muy alto de la televisión, aquel psicópata aprovechaba los pequeños “descansos” mientras torturaba y asesinaba a los niños para llamarla por teléfono y reírse del hecho de que a escasos metros estaba acabando con la vida de los pequeños que ella debía cuidar.

leyendas urbanas del otro lado de la linea

Más relatos interesantes en: Leyendas y cuentos de terror

{ 5 comments… add one }
  • ANA octubre 8, 2016, 2:05 pm

    YO SI

  • regina marzo 28, 2016, 4:30 pm

    Que miedooooo da mucho miedo

  • lesly perez febrero 12, 2016, 3:15 pm

    si me llaman hoy no contesto

  • jasmin mayo 5, 2013, 2:08 pm

    asuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuu k miedoo

  • mariposa jasmin diciembre 29, 2012, 10:04 pm

    han escuchado de la leyenda del otro lado dela linea

Leave a Comment