Mitos Chocacíhuatl: La Llorona

Antes de la llegada de los españoles a lo que ahora es México, la gente que habitaba la zona del lago de Texcoco, además de temer al dios Viento de la Noche, Yoalli Ehécatl, podía escuchar en las noches los lamentos de una mujer que estaría por siempre vagando y lamentando la muerte de su hijo y la pérdida de su propia vida. La llamaban Chocacíhuatl (del náhuatl choka, llorar, y cihuat, mujer), y ella era la primera de todas las madres que murió al dar a luz.

Allí flotaban en el aire las calaveras descarnadas y separadas de sus cuerpos (Chocacíhuatl y su hijo), cazando a cualquier viajero que hubiese sido atrapado por la oscuridad de la noche. Si algún mortal veía estas cosas, podía estar seguro de que para él esto era un presagio seguro de infortunio o incluso muerte.

Era esta entidad una de las más temidas del mundo nahua desde tiempo antes de la llegada de los españoles.

Según el Códice Aubin, Cihuacóatl fue una de las dos deidades que acompañaron a los mexicas durante su peregrinación en busca de Aztlán, y de acuerdo con la leyenda prehispánica, poco antes de la llegada de los españoles emergió de los canales para alertar a su pueblo de la caída de México-Tenochtitlán, vagando entre los lagos y templos del Anáhuac, vestida con un vaporoso vestido blanco, y sueltos los negros y largos cabellos, lamentando la suerte de sus hijos con la frase – ¡Aaaaaaaay mis hijos… Aaaaaaay aaaaaaay!… A dónde iréis….a dónde os podré llevar para que escapéis a tan funesto destino….hijos míos, estáis a punto de perderos…-.

Posterior a la Conquista de México, durante la época colonial, los pobladores reportaban la aparición del fantasma errante de una mujer vestida de blanco que recorría las calles de la Ciudad de México, lanzando tristes alaridos, pasando por la Plaza Mayor (antigua sede del destruido templo de Huitzilopochtli, el mayor dios azteca e hijo de Cihuacóatl) donde miraba hacia el oriente, y luego seguía hasta el lago de Texcoco, en el cual se desvanecía entre las sombras.

Historias y Leyendas de la llorona se cuenta muchas, pero sin duda, todas tienen su origen en este mito prehispánico, en el cual predominan los hechos que inspiran todas las versiones distintas, el inconfundible lamento por sus hijos, y su vestido blanco rodeado por la cabellera negra.

Mitos Chocacíhuatl: La Llorona

Más relatos interesantes en: Leyendasycuentosdeterror.com.mx

{ 1 comment… add one }
  • celes baez

    esta historia ya la conoosco muchas veces la escuche llorar alado de mi casa es mu tenebrosa….

Deja un comentario

Siguiente post:

Anterior post:

Leer entrada anterior
La Máscara
La Máscara

Esa noche me encontraba en extremo contenta porque mis padres saldrían de fiesta y por fin podría ver aquel baúl...

Cerrar