Año nuevo, Vida nueva

Gumaro había sido un hombre cabal toda su vida, justo y de buenas maneras, respetado por muchos, amado también en gran medida, la gente podía recordar solo cosas buenas de él, estaban muy afectados por la noticia con la que se encontraron ese día, el primero del año. Gumaro había muerto en un accidente mientras había ido a casa de su madre a darle el abrazo de año nuevo, por la madrugada. El accidente fue muy trágico y perdió la vida en un instante, junto a 16 personas más, la mayoría de personas no podía creerlo, pero así fue.

Mientras las personas le lloraban y recordaban los mejores momentos a su lado, el espíritu de Gumaro y un hombre de impecable traje negro estaban parados junto al ataúd escuchando con atención las remembranzas. El hombre de traje no expresaba ninguna emoción, mientras que Gumaro sudaba, temblaba y estaba lleno de preocupación, pues su gran trabajo de ese día era convencer al hombre de traje que no lo regresara al infierno pues había sido toda su vida un hombre bueno.

Gumaro pensaba que era un completo error haber caído al infierno, pero cuando todos terminaron de hablar todos los asistentes a su funeral, el hombre de traje lo tomó de la mano y lo regresó al lugar de donde habían salido, de inmediato el nuevo inquilino fue trasladado a su cámara de tortura donde no obtuvo un minuto de descanso por 10 años, sus gritos se perdían entre tantos que había a su lado, parecía haber sufrido una eternidad pero apenas iban 20 años, aunque el tiempo del infierno no está sincronizado con el de la tierra, pues después de tanta tortura, las gentes le seguían llorando en su funeral.

No soportaba tanto sufrimiento, pero gracias a todo lo que el hombre de traje pudo escuchar hablar de él, obtuvo la oportunidad de dirigirse a la autoridad máxima, fue sentado en una silla de oro, cubierta con el más fino telar, dentro de una habitación por demás ostentosa, en la parte alta se apreciaba un trono que resplandecía más que la luz del día. En él un hombre bien vestido de estupenda figura y agradable a la vista jugaba con sus manos, chocando las uñas repetidamente, miraba una hoja que estaba sobre su escritorio, volteaba con Gumaro y asentía, después de repetir lo mismo varias veces, por fin le habló diciéndole: – Haz sido toda tu vida un hombre justo y bueno, pero el acto anterior a tu muerte es el que te condena – Gumaro al parecer no podía recordar más que el accidente trágico, sin lujo de detalles, después de que le pasaron el video más de tres veces aun no daba con su error.

En el video se veía como Gumaro conducía a velocidad moderada, pero un conductor ebrio que venía a gran velocidad le apareció de frente, Gumaro asustado trató de esquivar le golpe, pues tuvo tiempo para hacerlo, de un lado una pandilla de jóvenes bebía en una esquina y del otro una viejecilla con una carreta de latas de aluminio cruzaba la calle, en una decisión apresurada, Gumaro dio vuelta hacia la viejecilla, y el auto del borracho fue catapultado por los aires en el impacto ocasionando la muerte de 14 personas más, mientras el auto de Gumaro le había robado la vida a la anciana.

El demonio se dirigió a él de nuevo y le dijo: – Nadie te dio el poder de elegir tu vida sobre la de los demás, por querer salvar la tuya hiciste morir a 15 personas inocentes, lo cual no habría sucedido si hubieras recibido el impacto de frente, tu condena es la correcta, permanecerás en el infierno por una eternidad… – al escuchar esas palabras el rostro de Gumaro llegaba hasta el suelo de la desilusión y el miedo, pero un aire de esperanza le llenó los pulmones al escuchar: – A menos que… inculques ese pensamiento tuyo en los demás, así mi lugar estaría cada vez mas lleno – le dijo el demonio con una risa que se desbordaba de su rostro.

La tarea era sencilla, Gumaro tenía una nueva vida, invadiendo la mente de las personas en circunstancias de muerte, para causar el mayor daño posible y llenar el infierno con hombres “buenos” que se condenaran como él, con un acto de maldad en el último momento. Se salvaría a si mismo castigando a los demás… finalmente no era un hombre tan bueno…

Cuentos de terror Año nuevo, Vida nueva

Más relatos interesantes en: Leyendas y cuentos de terror

{ 2 comments… add one }
  • dany septiembre 2, 2014, 4:56 pm

    q chido¡¡¡¡
    y miedo a la vez 🙂

  • jaquelne avila garcia febrero 16, 2013, 2:14 pm

    que miedo

Leave a Comment