Leyenda de los gatos negros

Los gatos eran venerados y respetados en diversas partes del mundo, pero todo cambió en la época de la Sagrada Inquisición ya que estos indefensos animales fueron perseguidos y aniquilados especialmente en EEUU, España e Italia.

Leyendas cortas gatos negrosEn aquellos tiempos, cientos de mujeres fueron acusadas de Brujería, se afirmaba que ellas podían rondar los poblados convertidas en enormes bolas de fuego o transformarse en cualquier animal deseado. Se les atribuía una fuerza física sobrenatural, chillidos desagradables imposibles de soportar, con largas y negras uñas como la noche. Eran condenadas y se les quemaba en la hoguera.

Cuenta la leyenda que en cierta ocasión, una de ellas consiguió el perdón, y como sus verdugos no podían retractarse ante el público, que esperaba la ejecución, tomaron un gato y lo pusieron en su lugar, el color fue solo coincidencia. Éste logro huir, salió corriendo entre la gente que ya estaba convencida de que la Bruja se había transformado en gato negro, y desde entonces ellos fueron considerados portadores de mal agüero y por lo tanto junto a las Brujas, se inició también una injusta y despiadada cacería de gatos negros.

Los animales eran quemados en las hogueras, también en cuaresma y día de San Juan. Después los asistentes tomaban un puño de cenizas de la hoguera y las esparcían en sus casas, para librarse así del mal de ojo y de las plagas.

Pero todos aquellos pobres gatos tuvieron pronto su venganza, sus castigadores cayeron en una terrible pandemia de Peste Negra, pues esta plaga era transmitida por las heces, los parásitos y las mordeduras de las ratas, que después del exterminio del gato, su principal cazador, tuvieron el terreno libre para extenderse y procrear.

Encuentre más leyendas en: Leyendas