El Pozo de las Cadenas

Tecate es una ciudad de Baja California, ubicada al final de una peligrosa carretera conocida como “La Rumorosa”. Alrededor de 1910, en épocas de la Revolución, vivía ahí un matrimonio muy pacifico y trabajador. Era una pareja sin hijos. El hombre cultivaba las tierras y su esposa se encargaba del cuidado de la casa. En aquella época no había mucha gente en los alrededores.

Un día aparecieron unos hombres que llevaban varias horas caminando bajo el sol ardiente. Muy cansados y sedientos, vieron al hombre que trabajaba en sus cultivos y con total educación le pidieron un poco de agua. El campesino se había bebido ya hasta el último trago, pero pensando en el mal rato que venían pasando aquellos forasteros, los invitó hasta su casa para darles agua del pozo.

Allí su esposa los recibió y ellos la saludaron quitándose el sombrero, bebieron toda el agua que pudieron, comieron como náufragos y conversaron larga y amenamente. Comenzaba a anochecer y no daban muestras de querer marcharse así que los amables anfitriones les prepararon un lugar para dormir. Pasadas las horas un grito rasgó el silencio de la madrugada, un grito que a lo lejos retumbaba avisando la proximidad de la muerte en los alrededores.

No se sabe que ocurrió a ciencia cierta, pero se dice que los extraños eran unos sangrientos delincuentes que intentaron robar al amable hombre, Aquellos extraños con corazón de piedra, aparentemente disfrutaban con el sufrimiento de todas aquellas víctimas que torturaban sin remordimiento. Pues liquidaron al hombre con una crueldad que nunca habían visto los habitantes de esa zona: lo amarraron con cadenas, le quitaron los ojos, lo echaron al pozo y luego le arrojaron piedras encima para cubrir su cuerpo ahogado. De su esposa y de los asaltantes nunca se supo nada.

Hay quienes cuentan por las noches del pozo salen ruidos de cadenas, gemidos de llanto e incluso escalofriantes alaridos de desesperación. Aseguran que pena en busca de su esposa desaparecida y de los malditos que la asesinaron, por las mañanas se pueden ver con claridad las huellas de sus pies encadenados. Al estar cerca se escucha con claridad el sonido de las piedras chocando contra el agua del pozo. Y hay ciertos desafortunados que cuando han pasado cerca del pozo en la madrugada, han escuchado burbujas, como si alguien se ahogara. Otros pocos, con actitud de valientes, que se han atrevido a mirar adentro del pozo, han visto un rostro grande, de un espectral azul blanquecino, gritando con los ojos inundados de angustia; y ascendiendo, ascendiendo como para querer contactar con el asustado visitante.

leyendas mexicanas pozo

Más relatos interesantes en: Leyendas y cuentos de terror

{ 12 comments… add one }
  • Aranza

    Me gusto mucho!

  • Yoo

    Muy buena

  • elia

    si quieren algo mas tenebroso o con mas miedo vean la leyenda de la niña de la escalera o la de hello kitty la de hello kitty me dejo paralizada pero despues se me paso. Por cierto para que este mejor la leyenda seria bueno que diga por ejemplo: “y cada uno que se acerque al pozo tendra el mismo destino”

  • Danii

    Muy buena ?

  • Celeste Ivon Orozco Nuñez

    Me encanto la leyenda y con esto queda claro que la gente despiadada existe desde siempre es como si en lugar de gente fueran espiritus malignos, no cabe duda de que estas personas despues de muertas serian 1000 peores

  • darc

    no dio miedo peor no estuvo mal

  • rainbow

    me gusto la leyenda sobre todo el final tan misterioso

  • frida

    no me dio miedo y estubo padre

  • yuliana

    Estuvo padre pero le falto mas miedo

  • Sam

    Se Me hizo algo interesante pero muy muy muy poco miedo

  • juana

    no me gustaron quiero algo mas tenebroso

  • dani

    no me dio miedo

Deja un comentario

Siguiente post:

Anterior post:

Leer entrada anterior
cabaña cuentos de terror
Las pinturas de la cabaña

Un estudiante universitario se dirigió al bosque en busca de algunos especímenes para su trabajo final, su tarea era sencilla,...

Cerrar