Beela yaa (carne viva)

México tiene una riqueza cultural bastante extensa a lo largo de su territorio, tal es el caso del Istmo de Tehuantepec que cuenta con una serie de historias, cuentos y leyendas que se han trasmitido de generación en generación, el pueblo de San Blas Atempa comparte muchas de estas anécdotas, además de contar con relatos propios del lugar. Son muchos los cuentos que se escuchan en estas fechas, muchos de ellos dicen son hechos verídicos, basados en experiencias reales.

Transmitida por una tradición oral una Leyenda que circula dice que las personas que fallecen exactamente en el día de muertos, no logran entrar al cielo, pues se encuentra cerrado ya que todas las almas están en la tierra, disfrutando de la fiesta que los que aun les sobreviven preparan. Caminado otra vez entre el mundo de los vivos para disfrutar de sus ofrendas llenas de todo aquello que valoraban en vida.

Comida preparada con el mayor de los gustos para celebrarlos, siendo esperados por sus seres queridos para compartir al menos un día al año de estar juntos aunque no se puedan ver unos a otros. Siendo así, pues el cielo tiene un descanso.

Pero no es solo esto lo que se dice, además de no encontrar abiertas las puertas del cielo, y no poder ingresar a él, se quedan a merced de los muertos más viejos, los que llegaron antes y ahora andan sueltos porque es su día, y entre la algarabía de la fiesta, comerán la carne de estos “nuevos muertos” como si fuesen una ofrenda más en su honor.

Este evento en especial, es lo que los zapotecos (una de las civilizaciones más importantes de Mesoamérica.) denominan “beela yaa” o carne viva o cruda.

Más relatos interesantes en: Leyendasycuentosdeterror.com.mx

 

{ 1 comment… add one }
  • Hey soy anónimo

    Hey, creía que iba de aliens por el dibujo.

Deja un comentario

Siguiente post:

Anterior post: